Cómo integrar activamente a las siguientes generaciones en la empresa familiar a través de los órganos de gobierno

El gobierno de la empresa familiar es mucho más que un simple conjunto de normas para regular la interacción negocio-familia, es el espacio donde se conserva el legado familiar y se desarrolla el capital humano e intelectual de cada uno de los miembros de la familia. Los órganos de gobierno son una pieza clave para que las nuevas generaciones se desarrollen como personas  y  mantengan vivos los valores y principios que sustentan la estrategia de la compañía, y que actúan como brújula de la visión y misión de la familia y del negocio. En este artículo analizamos cómo los órganos de gobierno pueden facilitar la participación de los miembros de la siguiente generación en la empresa familiar, algo que es clave, puesto que ellos son el futuro de la compañía.

Artículo publicado en Newsletter nº 52, 1 de diciembre de 2009

La incorporación de la siguiente generación en la empresa familiar no es una tarea fácil. En cada etapa generacional, se vive el reto de compaginar la sabiduría y tradición de anteriores generaciones con la capacidad emprendedora y de innovación de las nuevas. Por ello, la familia empresaria debe disponer de un sistema de gobierno familiar que garantice el cuidado y el desarrollo de la propia familia y de sus componentes, así como los objetivos comunes respecto a su proyecto como familia empresaria[1].

Cada miembro de la siguiente generación tiene y manifiesta su propia personalidad, sus preferencias, intereses, actitudes y puntos de vista. Por ello, la relación entre los miembros de las próximas generaciones y el negocio familiar es compleja y necesita un cuidado y un mantenimiento esmerado. Para que las generaciones jóvenes logren que su relación con la empresa familiar crezca y se enriquezca continuamente, es necesario un modelo de gobierno familiar que facilite una comunicación fluida entre familiares y un sentido de responsabilidad compartida.

Uno de los papeles fundamentales de los órganos de gobierno es fomentar la claridad y la unidad de la “voz familiar” en la empresa, que debe inspirarse en los valores familiares. Las empresas familiares exitosas se caracterizan por ser propiedad de una familia en la que existe una voz familiar que conjuga la experiencia y sabiduría de las antiguas generaciones, con la energía y enfoque de las nuevas. En este sentido, el buen gobierno familiar se basa en desarrollar unos órganos de gobierno que sean capaces de transmitir el deseo de pertenecer y participar en el negocio familiar.

Según los resultados de un estudio que hemos realizado en la Cátedra de Empresa Familiar del IESE, basado en el análisis cualitativo de entrevistas en profundidad realizadas a 30 miembros de las siguientes generaciones de empresas familiares españolas, los mecanismos y las prácticas que constituyen las estructuras de gobierno en la empresa familiar juegan un papel fundamental en la relación entre los miembros de la siguiente generación y la empresa familiar.

De esta investigación se desprenden tres aspectos clave relacionados con este tema:

  • La visión, misión y los valores de la empresa familiar deben ser comunicados y debatidos en los órganos de gobierno

Los órganos de gobierno pueden servir como foros donde se comunica cuál es la visión y la misión de la empresa y cuáles son sus valores. La visión de la empresa define la dirección del negocio a largo plazo, la misión explica el propósito de la misma, y los valores representan la base de las creencias esenciales defendidas y valoradas por la familia empresaria[1]. Para desarrollar el orgullo de pertenencia al negocio es vital compartir esta información con los miembros de la siguiente generación , así como aportar un sentido de dirección común y marcar unas líneas directrices de la labor de los miembros de la siguiente generación en el negocio familiar. Uno de los participantes del estudio explicaba: “Me siento muy orgulloso de mi empresa y esto se debe a los valores, a la sensación de ser un equipo trabajando juntos hacia un objetivo común”.

Tener clara la visión, misión y valores ayudará a que los miembros de la siguiente generación se identifiquen con las ideas que definen la esencia y la finalidad de la empresa familiar. “Tenemos los valores de la empresa colgados en la pared: el respeto a las personas, la honestidad, la integridad, la discreción y la aportación tanto a los accionistas como a los empleados como a la sociedad”, comentaba otra de las personas que ha participado en la investigación.

La asamblea de familia es el foro adecuado para  comunicar y debatir los valores familiares, la misión y la visión del negocio familiar con las próximas generaciones.  El consejo de familia, es el órgano de gobierno idóneo para impulsar la articulación y definición escrita de estos conceptos en el Protocolo familiar, que es básico para mantener y desarrollar el orgullo de pertenencia a la empresa familiar.

Uno de los retos más gratificantes para los miembros de las siguientes generaciones es hacer suyo el proyecto empresarial. Para lograrlo,  es esencial que conozcan y se identifiquen con los valores que le dan identidad . Sólo de esta manera podrán actuar como motor de cambio a la vez que protegen el legado familiar.

  • Es muy importante que los valores no se queden en un “ideal abstracto”, sino que realmente se concreten de modo que se pueda actuar de acuerdo a los mismos.


La mejor manera de transmitir los valores de la empresa familiar a los miembros de la siguiente generación es que las generaciones mayores prediquen con el ejemplo, vivan realmente esos valores y los materialicen a través de sus actitudes y comportamientos. “Muchas veces se comunican los valores a la organización pero luego se observa que la primera generación no es fiel a ellos. Entonces se produce un choque por la falta de coherencia entre lo que se está viviendo y lo que se dice que se debería vivir. Existe el riesgo de que este malestar se contagie a toda la organización y se convierta en una bomba de relojería que puede estallar en cualquier momento”.

Como explicaba este participante, la falta de coherencia entre los valores familiares consensuados y las actitudes y comportamientos de las generaciones mayores es muy grave y puede llegar a producir desilusión y frustración entre los miembros de las próximas generaciones. Cuando las generaciones mayores no son fieles a los valores familiares, estos pierden importancia y valor para los miembros más jóvenes quienes, a su vez, pueden llegar a experimentar sentimientos de rechazo hacia la empresa familiar.

Los sentimientos negativos tienden a disminuir el vínculo emocional con la empresa familiar, por lo que deben evitarse. En este sentido,  la coherencia entre lo que se dice y lo que se hace, dentro y fuera de los órganos de gobierno, es fundamental para conseguir que las siguientes generaciones compartan el entusiasmo y compromiso con el negocio familiar. 

  • Los miembros de la siguiente generación necesitan participar activamente en los órganos de gobierno familiar

Uno de los participantes del estudio explicaba: “cuando se me convoca a las reuniones de los órganos de gobierno sólo para apoyar decisiones que ya están tomadas, me siento utilizado. Creo que si me dejaran participar activamente, podría  reforzar mi  vínculo con la empresa de manera extraordinaria.  Seguramente se  puede aprender mucho en esos órganos, siempre y cuando  se hagan funcionar correctamente y se dé la oportunidad de participar a los miembros más jóvenes de la familia”.

Los órganos de gobierno pueden servir como vehículos y facilitadores de la participación de los miembros de la siguiente generación en la empresa familiar. Sin embargo, cuando esta participación no se gestiona adecuadamente, puede tener consecuencias negativas y despertar sentimientos de rechazo y alienación. Para evitar las emociones negativas relacionadas con la participación en los órganos de gobierno, es fundamental escuchar la voz de las siguientes generaciones y animarles a que participen y añadan valor al gobierno familiar.

La participación de los miembros de las próximas generaciones en el gobierno familiar se puede llevar a cabo de distintas maneras. El objetivo es desarrollar  habilidades y talentos personales, transmitir la cultura de esfuerzo y de trabajo como valor clave, lograr que cada miembro de la siguiente generación conozca la empresa familiar y su rol en la misma e interiorizar y desarrollar los valores familiares[1] .

Por ejemplo, una manera de canalizar el espíritu emprendedor de las siguientes generaciones puede ser a través del Family Office, creando fondos en la empresa para invertir en nuevas iniciativas. Asimismo, a través de la asamblea familiar, es posible organizar actividades, en las cuales las próximas generaciones actúen como embajadores de los valores familiares en la comunidad. Realizar labores filantrópicas también puede ser una excelente vía para que las siguientes generaciones participen activamente en los órganos de gobierno familiar.

Como hemos visto, las estructuras de gobierno de la empresa familiar son un medio excelente para facilitar la participación de las siguientes generaciones en el negocio familiar, y juegan un papel clave en la relación que se establece entre negocio y familia. Incluir la filosofía corporativa de la empresa (misión, visión y valores) en el protocolo familiar, que los miembros de las generaciones más senior transmitan los valores a través de su ejemplo y una participación activa de la siguiente generación en los órganos de gobierno son tres líneas de actuación esenciales para fortalecer el vínculo emocional entre los miembros de la siguiente generación y la empresa familiar.

En definitiva, los órganos de gobierno deben servir como instrumentos para lograr el  bienestar y la felicidad de las siguientes generaciones, pues ésta es la mejor garantía para conseguir que quienes llevarán la batuta del negocio, compartan la ilusión  y el compromiso de transmitir el legado familiar a través de las generaciones.

Por Lucía Ceja, investigadora de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE


[1] Alfonso Chiner y Josep Tàpies 2007 “Un sistema de gobierno para las familias empresarias: más allá del Family Office” Nota Técnica IESE DGN-653.

[1] Tàpies, J. 2009. “Empresa Familiar: Ni tan pequeña ni tan joven” Fundación Jesús Serra.

[1]  Alfonso Chiner y Josep Tàpies (2007)  “El gobierno de la familia empresaria” Nota técnica IESE DGN-657.

2 comentarios en “Cómo integrar activamente a las siguientes generaciones en la empresa familiar a través de los órganos de gobierno”

  • Genevieve Talavera

    Genevieve Talavera dice:

    Muchas gracias por su artículo. Somos una empresa que ya cubre tres generaciones y la integración de las nuevas generaciones no ha sido fácil, más siempre ha sido voluntaria. Excelente artículo.

    Responder

  • Sobre el buen funcionamiento de los órganos de familia | Josep Tapies-Empresa Familiar

    Sobre el buen funcionamiento de los órganos de familia | Josep Tapies-Empresa Familiar dice:

    […] asamblea familiar es foro de comunicación intrafamiliar y en la misma hay que trabajar la unidad y la cohesión de […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas