Estrategias para desarrollar una propiedad psicológica fuerte y positiva en los miembros de la siguiente generación

Tal como comentamos en el último Tema del mes , desarrollar una propiedad psicológica fuerte y positiva en los miembros jóvenes de la empresa familiar resulta beneficioso y puede traducirse en actitudes como un alto compromiso con la empresa y la intención de participar activamente en el proyecto familiar a largo plazo. Por estas razones, resulta útil conocer las estrategias clave que permiten desarrollar un vínculo fuerte y positivo con el proyecto familiar. En este artículo profundizamos en ellas.

Artículo publicado en Newsletter Nº 68 – Mayo 2011

Según muestra un estudio cualitativo realizado por la Cátedra de Empresa Familiar del IESE, el sentido de propiedad psicológica se desarrolla de forma natural bajo unas condiciones apropiadas.  Según esta investigación, y tal y como ya avanzamos en la newsletter del mes pasado, existen tres factores clave para el desarrollo de una propiedad psicológica fuerte y positiva:

1) conocimiento profundo de la empresa familiar,
2) inversión (de tiempo, energía, ilusión, etc.) en la empresa familiar y
3) la capacidad de control sobre la empresa familiar.

Por consiguiente, las familias empresarias pueden aplicar estrategias específicas con la finalidad de fomentar estos aspectos y, por tanto, potenciar el sentimiento de identificación con la empresa familiar en los miembros de las siguientes generaciones.

A continuación  analizamos cada uno de estos  factores y cómo influyen en la creación de la propiedad psicológica.

1. Conocimiento profundo de la empresa familiar
Pasar tiempo con otros miembros de la empresa familiar en reuniones familiares o visitas a la empresa (incluyendo explicaciones de las prácticas de la empresa) puede ser muy fructífero  para involucrar a los miembros de la próxima generación en el proyecto empresarial. Uno de los participantes en el estudio comenta la importancia de pasar tiempo con los miembros de la familia en lugares o actividades relacionadas con la empresa familiar:

«El vínculo con la empresa se ha ido creando desde que éramos muy jóvenes. Cuando éramos niños pasábamos las vacaciones de verano viendo cómo se hacía la vendimia y visitábamos las bodegas muy a menudo. Nos encanta el vino, y aún hoy pasamos horas y horas toda la familia junta en el negocio».

Del mismo modo, los órganos de gobierno (como el consejo de familia o los comités de jóvenes) permiten a los miembros de la siguiente generación participar y alcanzar un conocimiento profundo del negocio a través de actividades diversas, como la organización de las asambleas de la familia, la edición de newsletters internas, la creación de redes sociales (por ejemplo, blogs donde los familiares pueden intercambiar información sobre la empresa familiar y otros asuntos de la familia), escribir la historia de la familia, organizar talleres para el desarrollo de conocimientos y habilidades en relación con la empresa familiar…

Por el contrario, las experiencias negativas, tales como conflictos familiares o la falta de información sobre la empresa familiar se asocian con una propiedad psicológica negativa o débil. «Nunca me han informado sobre todo lo relacionado con el negocio familiar. Nadie habla de eso. Si tuviera más información sobre la compañía, tal vez me sentiría diferente», reconoce uno de los participantes del estudio.

 “Pasar tiempo con otros miembros de la empresa familiar puede ser muy fructífero  para involucrar a los miembros de la siguiente generación en el proyecto empresarial”.

 

2. Inversión (de tiempo, energía, ilusión, etc.) en la empresa familiar
Para aquellos miembros de la siguiente generación que trabajan en la empresa familiar, la manera en que se incorporan profesionalmente al negocio es determinante para el desarrollo de una propiedad psicológica fuerte y positiva. Los miembros de la nueva generación necesitan normas, estructura y apoyo a medida que avanzan en su desarrollo profesional. Este comentario de uno de los participantes del estudio define muy bien la necesidad de tener reglas a la hora de incorporarse al negocio familiar:

«En mi caso, he tenido mucha suerte, porque hemos hecho una planificación muy estructurada de mi entrada al negocio. Había una vacante y yo tenía el interés y conocimientos adecuados para cubrirla. Sin embargo, se acordó que antes de incorporarme a ese puesto, estuviera rotando por toda la empresa para conocer cada unidad de negocio de primera mano. Esto es lo que he estado haciendo durante los últimos 6 meses y he aprendido mucho. El mes que viene empiezo a trabajar en mi verdadero puesto y sé exactamente qué se espera de mí. Es muy positivo tener una entrada estructurada en el negocio, ya que así puedes aprovechar tus habilidades y hacer una contribución positiva a la gestión del negocio.»

Por el contrario, una entrada informal o forzada a la empresa familiar puede provocar sensaciones de presión, frustración, obligación u otros síntomas de angustia.

«Para mí fue muy forzado. Yo estaba empezando una licenciatura en arte y la empresa estaba pasando por una crisis financiera muy fuerte y mi padre necesitaba ayuda. La presión para entrar en el negocio fue enorme. Yo y mi hermano entramos en el negocio, y nada estaba planificado. Al principio, nos dedicábamos a apagar fuegos. De repente, nos convertimos en bomberos. Era muy difícil llegar cada día al trabajo sin saber lo que iba a suceder. Yo sabía muy poco del negocio y carecía de objetivos específicos, lo cual lo hizo todo aún más difícil”, explica otro participante.

Es vital tener en cuenta las habilidades, experiencia y expectativas de la siguiente generación y desarrollar un programa de acceso personalizado. Además, es importante considerar el momento de la incorporación. Puede ser mejor empezar con una socialización informal con la empresa a una edad temprana, con actividades de verano o de prácticas, antes de ofrecer a los familiares más jóvenes un puesto dentro de la empresa de manera formal.

 “Es vital tener en cuenta las habilidades, experiencia y expectativas de la siguiente generación y desarrollar un programa de acceso personalizado”.

Por otra parte, respetar la vocación de cada miembro de la familia también es crítico para facilitar su bienestar y el éxito de la empresa familiar a largo plazo. Esta vocación  puede estar dentro o fuera de la empresa familiar. Si el familiar prefiere trabajar en otra empresa, es muy importante mantenerlo siempre a bordo del proyecto empresarial de la familia, hacer que se sienta una parte implicada. En este sentido, los órganos de gobierno son facilitadores del desarrollo de una propiedad psicológica fuerte en aquellos miembros de la siguiente generación que deciden no incorporarse a la gestión diaria del negocio familiar pero que siguen siendo accionistas de la empresa.

3. La capacidad de control sobre la empresa familiar
Es importante que los miembros de la siguiente generación sientan que tienen poder de decisión. Por ejemplo, para los familiares jóvenes que están trabajando en la empresa familiar, ser accionista es muy importante para fortalecer sus vínculos psicológicos con el negocio, ya que así pueden experimentar un cierto control sobre la empresa familiar.

«Tengo el 11% del negocio de la familia. Sé que mi opinión cuenta y esto es muy importante para mí, tanto emocional como económicamente. Sé que tengo derechos y responsabilidades como accionista y esto me hace sentir económicamente estable, pues sé que soy dueño de parte del patrimonio familiar», comenta un participante de la investigación.

Del mismo modo, tener voz y sentir que se tiene cierto control sobre las decisiones que se toman en la empresa es importante para el desarrollo de una propiedad psicológica saludable. Por tanto, las generaciones más mayores deberían crear situaciones en las que los miembros más jóvenes puedan experimentar empowerment psicológico. En otras palabras, hay que permitir que los miembros de la siguiente generación tengan voz y cierta autoridad en la toma de decisiones, de acuerdo con su experiencia y habilidades.

Por el contrario, un estilo de liderazgo autocrático, donde los miembros jóvenes sientan que no tienen poder de decisión, es probable que produzca sentimientos de frustración y exclusión, y esto debilite la propiedad psicológica. Este comentario de uno de los participantes define muy bien este sentimiento de exclusión: “asistir a las reuniones del consejo para votar decisiones que ya se han tomado me hace sentir excluido”.

“Hay que permitir que los miembros de la siguiente generación tengan voz y cierta autoridad en la toma de decisiones.”

 Una forma de crear un entorno que fomente el empoderamiento de los miembros de la siguiente generación es a través de la figura de un mentor. De esta manera, los miembros senior pueden hacer de mentores de los más jóvenes, y animarles a asumir nuevas tareas en las que progresivamente aumenten la responsabilidad y autoridad. Los mentores deben confiar en las capacidades de los miembros de la siguiente generación y animarles a desarrollar sus propios objetivos y estrategias para el éxito personal y de la empresa familiar.

El empowerment psicológico puede dar a los miembros jóvenes un sentido de autodeterminación y de control sobre la empresa familiar, esto se traducirá en una propiedad psicológica fuerte y positiva. Es importante recordar que las generaciones mayores siempre deben proporcionar los recursos necesarios, los conocimientos y las habilidades para que las generaciones más jóvenes puedan ejercer la autoridad delegada de forma efectiva.

Conclusión
Contemplar estos tres factores (conocimiento profundo de la empresa, inversión y capacidad de control) a la hora de integrar a los miembros de la siguiente generación en el negocio familiar dará a la familia empresaria una visión global del desarrollo de la propiedad psicológica, y prevendrá frustraciones o experiencias negativas de los miembros jóvenes en relación con la empresa. En este sentido,  que exista un protocolo familiar que se viva en la familia de forma profunda y saludable, y que contemple los tres aspectos arriba mencionados, puede contribuir a la creación de una propiedad psicológica fuerte y positiva.

En definitiva, la generación senior debería preocuparse por conocer y desarrollar los factores que pueden aumentar el vínculo que tienen los jóvenes con la empresa familiar, y construir así un sentido de pertenencia que ayudará a crear una cultura de unidad y compromiso que perdure y que se fortalezca a través de las generaciones.

 Por Lucía Ceja, investigadora de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE

4 comentarios en “Estrategias para desarrollar una propiedad psicológica fuerte y positiva en los miembros de la siguiente generación”

  • Oscar Guinea

    Oscar Guinea dice:

    Muy muy buen articulo. Gracias.
    Nosotros, mis hermanos y yo, estamos en la fase de poder coger el relevo de la empresa familiar.
    Y por lo que vemos el dejar el relevo y nosotros poder seguir los buenos quehaceres no es nada facil.

    Responder

  • Terapia de pareja

    Terapia de pareja dice:

    Interesante estrategia dual de pertenencia en el grupo y salud mental, pues en efecto la familia es el núcleo principal y el que nos da el aporte como seres sociales,sin embargo,puede ser a veces un Arama de doble filo en el sentido que al tener presente ideológicamente que la familia nos pertenece y pertenecemos dejamos muchas cosas de lado que va empobreciendo la relación y el vínculo que nos liga como un grupo,de allí que cada vez más se requieran de terapias de familia,grupo o principalmente terapia de pareja cuando son estos dos pilares los que van fragmento la dinámica del grupo y por ende de la salud mental de todos.

    Responder

  • Implicar a las siguientes generaciones en la empresa familiar | Josep Tapies-Empresa Familiar

    Implicar a las siguientes generaciones en la empresa familiar | Josep Tapies-Empresa Familiar dice:

    […] […]

    Responder

  • El protocolo y las nuevas generaciones de la familia empresaria | Josep Tapies-Empresa Familiar

    El protocolo y las nuevas generaciones de la familia empresaria | Josep Tapies-Empresa Familiar dice:

    […] Existen estrategias que pueden ayudar a crear esta propiedad emocional. Por ejemplo, es útil poner en marcha un programa de desarrollo de la carrera profesional de las siguientes generaciones. También se puede establecer un plan de mentoring en el que los familiares con más experiencia asesoren a los más jóvenes. […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas