Claves para mantener vivas las tradiciones en la familia empresaria

Como vimos el mes pasado, las tradiciones familiares son una forma de transmitir valores, creencias, costumbres y saberes de generación en generación. En este artículo profundizamos un poco más en el concepto de los rituales familiares y analizamos las claves para mantenerlos vivos en el tiempo.

Artículo publicado en Newsletter Nº 80 – Junio 2012

Tres dimensiones de las tradiciones
Las tradiciones familiares tienen tres peculiaridades que reafirman y mantienen la identidad del grupo familiar. Estas propiedades son la transformación, la comunicación y la estabilización.[1]

El fenómeno de transformación se inicia cuando la familia se prepara para la celebración de un ritual o de una tradición familiar. El ritual familiar comienza con todos los miembros de la familia profundamente conscientes de su propósito y de la conexión que existe entre ellos. Cuando el ritual termina, los miembros del grupo familiar se despiden con un intenso sentido de pertenencia al grupo familiar: se ha producido el proceso de transformación. Durante este proceso, las barreras individuales se difuminan, pues los miembros de la familia logran un intenso sentimiento de identificación con el grupo familiar. Según diversas investigaciones[2],  es este fenómeno de transformación lo que incita a las familias a repetir los rituales familiares de generación en generación.

La comunicación, como peculiaridad de los rituales, toma dos formas distintas que a la vez interaccionan entre sí: la forma afectiva y la simbólica. Desde el punto de vista afectivo, las reglas y la estructura de los rituales familiares crean un ambiente seguro para la expresión afectiva. A través de la participación ordenada, con una secuencia esperada de eventos, con roles asignados y con unas normas de comportamiento comúnmente aceptadas, los miembros de la familia se sienten seguros para expresar el afecto que sienten unos hacia otros.

La comunicación simbólica dota de significado al ritual, y engloba  aspectos materiales que simbolizan la conexión de la familia con sus antepasados. Por ejemplo, hay familias empresarias que tienen rituales relacionados con el nacimiento de nuevos miembros de la familia. Es el caso del fundador de una empresa familiar que, cuando nacía un nieto, plantaba una hectárea de chopos en sus terrenos, unos árboles de crecimiento muy rápido cuya madera se utiliza, entre otras cosas, para la producción de pasta de papel. Cuando el nieto alcanzaba la mayoría de edad podía talar los árboles y venderlos, y disponer así de unos primeros ahorros apara empezar su vida adulta.

Cuando la familia empresaria se enfrenta a cambios externos, las tradiciones familiares dotan a la familia de una manera estable de reconocerse a sí misma. En la medida en que los rituales familiares se repiten de forma regular, la familia empresaria experimenta el fenómeno de estabilización. Y, a base de inculcar las tradiciones familiares en los miembros de las siguientes generaciones, las familias empresarias trabajan para asegurar su longevidad y la preservación de la esencia del grupo familiar.

Aunque la familia empresaria gane y pierda miembros, las tradiciones en sí mismas preservan la esencia del grupo familiar y refuerzan su continuidad de generación en generación. En este sentido, los rituales familiares tienen la capacidad de ligar el pasado, el presente y el futuro de la familia empresaria, reforzando la identidad familiar y alimentando la razón de ser del proyecto de la familia empresaria.

El poder de las tradiciones familiares
El reconocimiento y expresión de las tradiciones familiares es importante puesto que contribuye al desarrollo del orgullo de pertenencia que facilita los vínculos intrafamiliares y la cohesión. Aunque la oportunidad de celebrar rituales familiares es universal, la manera de organizarlos y de llevarlos a cabo varía considerablemente de una familia a otra y de generación en generación.

En muchas familias empresarias, las tradiciones familiares son aceptadas y fomentadas, sin embargo en otras familias se celebran raramente y no son aceptadas como actividades  valiosas. Estas últimas familias corren el riesgo de perder la riqueza que esconde su historia y su origen como saga familiar, mermando la identidad familiar. Cuando estas familias se enfrentan a momentos de cambio o crisis, la razón de ser puede parecer difusa y por lo tanto puede llegar a peligrar su continuidad como familias empresarias.
En cambio, las familias empresarias con un alto grado de compromiso hacia las tradiciones familiares proporcionan a sus miembros una perspectiva histórica y una poderosa razón de ser. Estas familias trabajan mucho para preservar la estructura familiar a través de las generaciones. Con este objetivo, la celebración de las tradiciones se planifica cuidadosamente y se involucra activamente a los miembros de las generaciones más jóvenes. Los miembros de estas familias disfrutan de la preparación y de la celebración de los rituales familiares.

No obstante, uno de los peligros para las familias altamente comprometidas con sus tradiciones y que ponen mucho énfasis en ellas es que se llegue a un punto en el cual se sigan celebrando al pie de la letra de forma rutinaria pero pierdan el sentido y se vuelvan actos vacíos. Esto suele ocurrir en las familias empresarias que no logran adaptarse a los cambios que conlleva la propia evolución de la familia, porque las tradiciones parecen estar desconectadas de la realidad y de las necesidades de la familia.

Cuando la celebración de las tradiciones se convierte en un fin en sí mismo, este ritual familiar ha perdido su valor. Para evitar que esto ocurra y lograr que las tradiciones familiares se mantengan vivas de generación en generación, resulta útil  tener en cuenta los siguientes elementos:

a)      Flexibilidad: La flexibilidad de la familia es necesaria si se quiere mantener el significado y el poder de los rituales familiares de generación en generación. La habilidad de adaptar y modificar la práctica de los rituales familiares – desde el ritual de bienvenida a los nuevos integrantes de la familia, hasta el ritual de la mesa del comedor de casa- se aplica tanto al tipo de ritual como a la frecuencia con la cual se practica.

La familia empresaria flexible permite cambios graduales en los rituales familiares de acuerdo con las necesidades de desarrollo de la familia. No obstante, el compromiso hacia las tradiciones familiares se mantiene constante a través del ciclo vital de la familia.

Es importante que las familias empresarias logren introducir cambios en la práctica de sus rituales familiares sin alterar  su valor: el significado simbólico debe permanecer intacto. En la familia flexible, las tradiciones familiares perduran a pesar de los periodos de transición, de duda o de búsqueda.

Un buen ejemplo de la flexibilidad para adaptar las tradiciones familiares  a las necesidades de la familia empresaria lo encontramos en la tradición de “gurusishya” del grupo Murugappa[3], una de las empresas familiares líderes en la India y de la que ya hablamos el mes pasado.

En la India, existe la tradición de “gurusishya”, que se refiere a la costumbre de aprender de los miembros más sénior de la familia,  que son los que tienen la última palabra a la hora de tomar cualquier decisión. La familia Murugappa ha mantenido esta tradición y la ha trasladado al negocio a través de las generaciones. No obstante, durante el mandato de la segunda generación se adaptó esta tradición y se introdujo una nueva política: todos los miembros de la familia, independientemente de su edad, pueden hacer sus aportaciones y exponer su punto de vista. De este modo, después de escuchar los diferentes puntos de vista, las generaciones mayores deben esforzarse por alcanzar la neutralidad para sopesar las ventajas y desventajas de las diferentes aportaciones y tomar la decisión final.

El miembro más sénior en la actualidad de la familia Murugappa  relata así este  cambio en la tradición familiar:

“La tradición familiar de gurusishya aún está presente, pero se está llevando a otro nivel. Existe el respeto a los mayores, pero ahora también existe la oportunidad de levantarse y expresar su punto de vista. Una generación atrás, los miembros más jóvenes podían expresar sus opiniones, pero una vez que un miembro más sénior tomaba una decisión, esta era aceptada sin cuestionarla. Ahora estamos viviendo un cambio en el estilo de la toma de las decisiones, un cambio muy bueno para la familia y para el negocio que se basa en el acuerdo. El rol de los mayores está cambiando. Estamos aprendiendo  cómo construir el consenso a partir de diferentes puntos de vista, que se expresan mucho más explícitamente que en las generaciones anteriores. Este modelo requiere más paciencia – no solamente por parte de la generación más sénior, sino de todo el grupo familiar”.[4]

b)      Incluir las tradiciones familiares en el manifiesto familiar: Las tradiciones familiares representan el ADN de la familia empresaria. Por lo tanto, es importante que se incluyan en el manifiesto familiar[5].
Es muy útil dejar por escrito la historia y la razón de ser de las tradiciones familiares para poder consultarlas cuando las situaciones lo requieran (por ejemplo, durante la modificación de un ritual). Este escrito deberá formar parte del manifiesto familiar, con el fin de ayudar a establecer una base sólida para las reglas y el funcionamiento de la familia empresaria.
Al realizar un registro de las tradiciones familiares se pueden incluir fotografías y entrevistas a los diferentes miembros de la familia empresaria. Estas fuentes pueden ayudar a proyectar con mayor riqueza la historia y la  razón de ser de cada una de las tradiciones familiares.

Las tradiciones familiares son un legado importante y sumamente valioso para las siguientes generaciones. Constituyen el ADN de las familias empresarias, y proporcionan un sentido de identidad, una continuidad y unos valores que establecen una base sólida para el futuro de la familia empresaria. Por lo tanto, cualquier aspecto que ayude a mantener estos rituales, como son la flexibilidad y su inclusión en el manifiesto familiar, es una inversión en la pervivencia de la familia empresaria.

 Por Lucía Ceja, investigadora de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE


[1] Evan Imber-Black, Janine Roberts, Richard A Whiting. (2003). Rituals in Families & Family Therapy, Revised Edition. New York, NY: Norton.
[2] Feise, B. (1992). Dimensions of Family Rituals Across Two Generations: Relation to Adolescent Identity. Family Process, Vol 31, 151-162.
[3] Ward, J. (2004). The Murugappa Group. Centuries-old Business Heritage and Tradition. Cases Kellog School of Management, Northwestern University
[4] Ward, J. (2004). The Murugappa Group. Centuries-old Business Heritage and Tradition. Cases Kellog School of Management, Northwestern University
[5] El manifiesto familiar se define como “Escrito en el que la familia empresaria hace pública declaración de sus propósitos, intereses y motivaciones, tanto en el ámbito familiar como en el empresarial. Para ello conviene definir tanto para la familia como para la empresa: propósito, tradiciones, creencias, visión, misión, valores, filosofía” Tàpies, J. (2011). Protocolo Familiar: ¿Sólo un documento o un proceso de mejora? Cátedra de Empresa Familiar del IESE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]