Sucesión: Retiro

Como hemos ido viendo en las últimas newsletters, la sucesión es un proceso complejo que conviene preparar con tiempo, tanto desde el punto de vista del sucesor como del predecesor. Además de la preparación del sucesor y de preparar la organización, tanto a nivel de responsabilidades directivas, como de sistemas de dirección y de órganos de gobierno, es necesario armonizar las relaciones entre empresa y familia. Por último, una vez pulidas estas tres piezas de la futura escultura, es importante preparar al predecesor para “el día después” de abandonar las tareas directivas.

En este sentido, es importante que el predecesor entienda que con la jubilación comienza una nueva etapa de su vida, pero que esto no tiene porqué ser sinónimo de inactividad, sino que es el momento de desarrollar otras actividades que se pueden ir preparando con antelación y que debe hacerse. Por ejemplo: la práctica de deportes, fomentar las actividades sociales y culturales, aprovechar para disfrutar de aficiones y hobbies que quizá se habían dejado de lado debido al trabajo, aportar sus capacidades y experiencia a organizaciones sin ánimo de lucro de la sociedad civil, ayudar a emprender…

Para lograr realizar todas estas tareas con éxito, el predecesor debería aceptar y asumir que en la continuidad sólida de su empresa reside la clave de gran parte del bienestar futuro de su familia y, en especial, de sus hijos.

Volver al glosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]