Valores: tipos

Según Meglino y Ravlin (1998), existen básicamente dos tipos de valor: El valor que una persona concede a un objeto una entidad o resultado (por ejemplo, el valor que una persona da al sueldo). Un segundo tipo de valor, que se utiliza para describir a las personas pero no a los objetos. Este segundo tipo de valores se subdivide en dos:

o Valores terminales, que son estados finales que una persona se esfuerza por lograr (por ejemplo, una vida cómoda, la sabiduría). […] Son perseguidos por sí mismos y nosotros proponemos llamarlos “valores finales”.

o Valores instrumentales, que son modos de comportamiento (por ejemplo, la honestidad, la amabilidad). Los valores instrumentales describen los comportamientos que facilitan la consecución de los valores finales. Nosotros los llamamos “ valores de comportamiento”.

Por lo tanto, de acuerdo con esta clasificación, las personas valoran ciertos objetos y resultados («nuestra marca», «nuestros empleados», «el medio ambiente», «un producto de calidad»), pero también otros elementos que se refieren a la persona : los estados finales deseables («la satisfacción del cliente», «el éxito», «el prestigio») y los modos de comportamiento deseables («integridad», «respuesta rápida»).

Podemos llamar a todos estos elementos «valores», y cuáles sean en concreto depende de dónde situemos la «conveniencia» o «bondad».

Volver al glosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]