Accionistas: compromiso de los accionistas

En la Empresa Familiar, es deseable que un accionista tenga un compromiso activo y a largo plazo con la familia y con el proyecto empresarial.

Características propias de un accionista de empresa familiar:

• Tener un fuerte sentido de pertenencia a la familia propietaria y por extensión a la Empresa Familiar.
• Identificarse con los valores que la familia imprime al negocio familiar.
• Tener una actitud activa y participativa, lejos de ser sólo un inversor pasivo.
• Conocer la marcha, la organización y el desempeño de su empresa familiar.

Cómo lograr el compromiso

Para lograr este compromiso de los accionistas es necesario crear orgullo de pertenencia a la empresa familiar, pues si se consigue crear este sentido de pertenencia, los accionistas se identificarán con el negocio y no estarán dispuestos a abandonarlo fácilmente. Este último aspecto es de suma importancia, puesto que la venta de acciones supone una pérdida de compromiso con el proyecto de la Empresa Familiar, y unidad y compromiso son los dos pilares fundamentales sobre los que se asienta la estabilidad de este tipo de negocio.

La unidad entre los propietarios del negocio ayudará a la unidad de criterio en la gobernabilidad y ello redundará en mejores resultados, más orgullo de pertenencia y mayor compromiso. Se trata de un círculo virtuoso que hay que incentivar.

En definitiva, se busca que los accionistas estén satisfechos y comprometidos con la empresa, y para ello es necesario abordar por separado los retos y preocupaciones específicas de la familia, la empresa y los propios accionistas. Es decir, que hay que potenciar y/o establecer mecanismos efectivos de gobierno en estos 3 ámbitos: Familia, Empresa y Propiedad.

Algunas prácticas que pueden ayudar a lograr este compromiso:

• Concretar la visión de la empresa familiar.
• Una planificación estratégica de la familia y la empresa.
• Crear estructuras de gobierno familiar formales: consejo de administración, asamblea familiar…
• Clarificar los roles y las responsabilidades de cada uno de los grupos: familia, propiedad y empresa.
• Establecer canales de comunicación estables entre ellos.

Estos mecanismos deben permitir:

  1.  Establecer un sentido de orientación de la empresa y su sistema de valores.
  2.  Generar políticas bien entendidas y aceptadas que indiquen a sus miembros cómo comportarse y qué rol o tarea deben llevar a cabo en cada momento.
  3.  Reflejar el consenso en relación con los retos y cuestiones relevantes de la familia y la empresa.

Volver al glosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]