Accionistas: el papel de los accionistas en la empresa familiar

El papel de los accionistas es importante en todas las empresas pero es todavía más relevante en la empresa familiar, ya que cuanto más fuerte es la unión del grupo de accionistas, mayor es la confianza y el orgullo de los propietarios, que afianzan así sus lazos de unión y su compromiso con la empresa. Esta unión es percibida por los empleados, clientes y proveedores, generando un clima positivo y una fuente de confianza en la empresa, que será percibida como una empresa confiable, profesional y de funcionamiento óptimo.

El papel del accionista en la empresa familiar tiene cinco dimensiones esenciales:

  1. “Guardianes” del negocio. Los miembros del grupo de accionistas deberán actuar como “guardianes” del negocio, generando cada vez más riqueza tanto para la empresa como para la sociedad de la que forman parte, esforzándose para que tanto la empresa como la familia empresaria crezcan y se desarrollen.
  2. Derechos y deberes. Los accionistas han de tener en común una serie de valores sólidos, una visión de continuidad que sea compartida por el grupo de accionistas y un sentido de orgullo de pertenencia a la empresa familiar. Además, deben conocer, aceptar y cumplir con sus derechos. En el caso de la empresa familiar se derivan una serie de deberes como accionista que se consensúan en sede de familia.
  3. Saber delegar. Han de dejar trabajar al equipo directivo en el que se ha delegado la función ejecutiva y ser capaces de delegar en ellos la completa responsabilidad en las funciones que se les han atribuido. Los accionistas velan por el negocio y el equipo directivo trabaja en el día a día.
  4.  Interiorizar el proyecto familiar. Deben conocer y aceptar, con convicción y sinceridad, la cultura y los valores familiares que sustentan a la empresa familiar. Asimismo, han de conocer los órganos de gobierno existentes y los foros de comunicación que hay en la empresa, porque esto los mantendrá integrados al proyecto familiar.
  5.  Actitud proactiva. Los accionistas han de tener una actitud positiva y participativa en todo momento, para facilitar el correcto funcionamiento de la empresa. Esta proactividad es especialmente importante en momentos de crisis o de conflicto.

Volver al glosario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]