La familia Antolín recupera el 100% del accionariado

Un ejercicio que puede ayudar a conocer el grado de compromiso familiar con el  futuro de la empresa como empresa familiar es plantearse la siguiente pregunta:
Si esto no fuera mío… ¿invertiría?
La familia Antolín acaba de hacer pública su respuesta haciéndose con el 22,8% del capital que desde el año 2004 estaba en manos de dos entidades financieras y el fondo de garantía de depósitos.

ernesto y jose antolin
Ernesto (i.) y José, vicepresidente y presidente del Grupo, encabezan las dos ramas de la familia fundadora. Autor: Rafa Saiz

El vicepresidente del grupo, Ernesto Antolín, resaltó que esta operación de adquirir el 100% del capital de la empresa representa «un punto y seguido» en la historia de la marca y apuntó que su objetivo es seguir invirtiendo para mantener su liderazgo, apostando por la innovación, la internacionalización y la eficiencia productiva de sus actividades, que han sido piezas claves en el desarrollo de la compañía, según recoge el comunicado de prensa.
En el mismo comunicado la empresa con sede en Burgos destacó que esta operación es una muestra del compromiso de la familia Antolín con el futuro de la firma y explicó que su intención es continuar el proyecto y dar prioridad al crecimiento sostenible y rentable.

Los comienzos del Grupo Antolín datan de principio de los años cincuenta, en un taller especializado en frenos y dirección para coches. Actualmente ocupa el puesto 55 en el ranking mundial de proveedores de automoción.

El grupo es un proveedor de servicios completos, líder en el diseño, desarrollo, producción y entrega de componentes de interior para la industria del automóvil, ofreciendo soluciones multitecnológicas en sistemas de techo, puertas, asientos e iluminación. En el año 2012, facturó 2.672 millones de euros. Posee más de 100 plantas y 22 oficinas técnico-comerciales en 25 países donde da empleo a más de 14 mil empleados.

Para  el año 2014 el grupo familiar espera crear 100 nuevos empleos en España. Además, entre sus planes de expansión entran las previsiones de apertura de nuevas plantas de fabricación en EE.UU., Rusia, Marruecos y España.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA
La familia Antolín es un claro ejemplo de lo que representa tener una propiedad psicológica fuerte y positiva. La propiedad psicológica se traduce en un vínculo emocional y cognitivo de los miembros de una familia con la empresa que va mucho más allá de la posesión de acciones. Supone la conexión entre el pasado, el presente y el futuro, un sentimiento fuerte y palpable que despierta actitudes como la preocupación por mantener el control de la empresa en el círculo íntimo de la familia. Así podemos entender la decisión de la saga Antolín de recuperar el 100% del capital accionarial de la empresa.
Familia y empresa son dos sistemas interconectados en los que cada parte afecta al todo y viceversa. Es en esta interdependencia donde se combinan lo afectivo-familiar con lo empresarial y emerge el fenómeno de la propiedad psicológica. En ella se combinan la historia familiar, el vínculo emocional y unos valores compartidos que forman la identidad de la familia empresaria. La propiedad psicológica actúa como elemento cohesionador y otorga a cada miembro de la familia el orgullo de pertenecer a un grupo empresarial que aporta identidad y autoestima, dos de las necesidades más importantes de todo ser humano.
FUENTES
Expansión (edición impresa 17 de diciembre de 2013)
El Mundo
El Periódico de Catalunya
Grupo Antolín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]