RAYMOND WEIL (1927-2014)

Raymond Weil stEl 26 de enero de 2014 falleció, a los 87 años de edad, Raymond Weil, fundador de una de las últimas compañías de relojes suizos que conserva el carácter familiar.
La empresa fue fundada en 1976, en plena “crisis  del cuarzo” que causó el declive de la industria relojera suiza durante toda la década de los 70. La adversidad crea la oportunidad y también los grandes emprendedores. A pesar de que los métodos de producción electrónica de relojes se impusieron a los métodos mecánicos y artesanos, característicos de la tradición relojera suiza, Weil vio un nicho de mercado por cubrir. Decidió apostar por la producción de relojes artesanos y de lujo, pero a unos precios más asequibles.
Después del período de crecimiento rápido se impuso la necesidad de institucionalizar las estructuras de organización y mejorar la competitividad. Raymond Weil sabía que esta nueva fase requería de personas con otras habilidades y apostó por Olivier Bernheim, su yerno, a quien al principio encargó la dirección de los departamentos de comunicación y marketing. Una vez asentada la empresa en el mercado nacional, empezó la internacionalización.
Manteniendo la visión y la cultura familiar, ambos trabajaron codo con codo para consolidar globalmente la marca en el sector de relojes de alta gama.  En 1996 Raymond Weil cedió su puesto de CEO y presidente a Olivier Bernheim quien apostó por la innovación tecnológica. Con el deseo de controlar todos los aspectos de diseño y producción, en 1999 la empresa creó su primer departamento de I+D que desde aquella fecha promovió varias innovaciones exclusivas y patentes.
En 2006, coincidiendo con el 30º aniversario de la empresa se incorporó la 3ª generación de la familia: con ello quedó asegurada la continuidad, el “equilibrio, estabilidad y durabilidad”, según destacan en su página web.
En el mensaje de despedida del fundador de la empresa, Olivier Bernheim aseguró que “su legado y entusiasmo vivirán a través de la familia, la marca y el equipo alrededor del mundo”.
COMENTARIO DE LA CÁTEDRA
El ejemplo de Raymond Weil sirve para ilustrar la importancia que tiene la visión para superar tiempos de adversidades y reconocer las oportunidades. Asimismo demuestra como una empresa familiar comprometida con la continuidad puede innovar en un sector maduro y ser competitiva en los mercados internacionales.
Artículos relacionados:
Innovación: Regenerar la empresa familiar para una continuidad con éxito, también en épocas de crisis
Familiares políticos en los órganos de gobierno
Recuperar el espíritu emprendedor de los fundadores de la empresa
 
Enlaces:
Raymond Weil Story Web Site
Campden Family Business

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]