El éxito de la experiencia

ceo-fordLa semana pasada Ford, la empresa automovilística propiedad de la familia Ford, anunció que a partir del 1 de julio tendrá un nuevo CEO. Se trata de Mark Fields hasta ahora COO de la compañía.

Fields tomará el relevo de Alan Mulally quien era el CEO no familiar con más años al cargo de la compañía y el responsable del plan que revitalizó la empresa devolviéndola a la senda de crecimiento tras un largo periodo de pérdidas. Además, la empresa lo ha conseguido siendo la única de los tres grandes fabricantes de coches estadounidenses que superó la crisis sin recibir ayuda del gobierno.

Mark Fields, de 53 años, lleva más de 25 de años escalando posiciones dentro de Ford empapándose de su cultura corporativa. Según recoge Business Week, con este nombramiento, [inlinetweet]la compañía seguirá el camino marcado por Mulally sin cambiar de estrategia[/inlinetweet]. El próximo CEO lo ha confirmado recordando que en el pasado cada cambio de CEO suponía el cambio de estrategia y el comportamiento de la empresa. “[inlinetweet]Nosotros no vamos a caer en las prácticas del pasado[/inlinetweet]”, afirmó Fields.

Al mismo tiempo, Bill Ford, Presidente Ejecutivo de Ford, resaltó el ejemplo que ofrece la gesta de Mullally de “saber dejar”. En sus palabras, Mulally es un raro ejemplo de CEO que supo dejar el mando sin “pataletas ni gritos”. Agradeciéndole por devolver la empresa fundada por su abuelo entre las más grandes del sector, Bill Ford añadió “[inlinetweet]Habla mucho a su favor que lo haya podido dejar, porque muchos CEO no lo saben hacer[/inlinetweet]”.

Por su parte Mulally dijo que ha sido el mejor momento para retirarse y dejar al equipo de Fields llevar Ford hacia delante. “Están listos para llevarlo a volar. Este es probablemente mi último regalo a Ford“, afirmó el todavía CEO de la empresa fundada por Henry Ford hace 111 años.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

El ejemplo de transición en el liderazgo de Ford demuestra que entre los motivos de longevidad de las empresas familiares exitosas está su [inlinetweet]capacidad de aprender de las experiencias pasadas[/inlinetweet] y la disponibilidad para [inlinetweet]asegurar la estabilidad institucional de los procesos sucesorios[/inlinetweet].

Buscar dentro de la empresa una persona que conoce y comparte la cultura empresarial es una muestra del deseo de dar continuidad a la tradición. Ford lo hace evitando caer en los errores pasados, haciendo que la empresa y su gestión evolucionen dentro de una cultura determinada y compartida.

Otro mensaje importante que transmite este anuncio es la capacidad que muestra el líder a la hora de dejar el mando. A través de las declaraciones de Bill Ford, la familia propietaria resalta el valor que ofrece la gesta de generosidad de Bill Mulally, conscientes de que en el pasado las experiencias con los procesos sucesorios fueron más turbulentas.

FUENTES

Business Week

ENLACES

Cinco claves para perdurar con éxito

La sucesión del liderazgo en la empresa familiar

Directivos No Familiares en las empresas familiares: El éxito de una vocación compartida

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]