“Siempre vamos a mantener el control de la empresa familiar”

CALIDAD PASCUAL. TOMAS PASCUAL
Foto: Calidad Pascual | Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Calidad Pascual

En la entrevista para la revista Capital (mayo 2014), Tomás Pascual Gómez-Cuétara, presidente de Calidad Pascual, explicó que el cambio supone una evolución de la identidad que consiguió los grandes éxitos del grupo y que es el “resultado lógico del plan estratégico que hemos puesto en marcha para posicionarnos en un nuevo entorno competitivo, económico y social y lo hacemos sin renunciar a nuestros valores tradicionales”.

Además, el presidente del grupo familiar aclaró que la nueva estrategia del grupo busca reordenar la deuda, posicionar al grupo como líder en España y establecer alianzas en activos no estratégicos que ayuden a cumplir con sus compromisos financieros.“Son nuestros tres ejes principales, y para ello [inlinetweet]queremos socios de prestigio que nos permitan aspirar a los máximo[/inlinetweet] y, a la vez, complementar nuestras fortalezas y las suyas para generar el mayor valor posible”, afirmó Tomás Pascual.

No obstante, el presidente del grupo tiene muy claro que la política de alianzas no afectará al poder de la toma de decisiones que tiene la familia. “Somos una familia con vocación empresarial. Es la tercera generación por ambas ramas, tanto Pascual como por Gómez-Cuétara. Tenemos voluntad de permanencia, y de que el legado familiar siga teniendo la gestión para hacerla crecer. [inlinetweet]Siempre vamos a mantener el control de la empresa familiar[/inlinetweet]”. Tomás Pascual concluyó destacando que de las principales lecciones que aprendió de su padre la más importante fue “primero ser persona y después empresario”.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

Calidad Pascual es una clara muestra de la voluntad de permanencia a través de las generaciones que es consustancial con las empresas familiares. El objetivo de traspasar, como un legado, la empresa de generación en generación ha llevado a las familias Pascual – Gómez-Cuétara a tener un horizonte lejano y elegir con calma y cuidado a sus “compañeros de viaje.” Para ello hacen falta dos de las características propias de las empresas familiares: la visión a largo plazo y el capital paciente. Dos características que ayudan a las empresas familiares a [inlinetweet]evitar la “miopía” de gestión cortoplacista[/inlinetweet] en la que caen un gran número de organizaciones.

Y es que en las empresas familiares no se trata solamente de heredar, sino también de recibir y cuidar un legado. Ese legado es por supuesto un patrimonio, pero también un conjunto de valores, creencias, principios y modos de hacer que se transmite de generación en generación en cada empresa familiar. Esto explica por qué las [inlinetweet]familias Pascual- Gómez-Cuétara se sienten custodios de un legado familiar[/inlinetweet] y responsables de entregárselo a la siguiente generación, conservando sus tradiciones y sellos de identidad de la empresa y de la familia, sin descuidar su capacidad para innovar y reinventarse.

ENLACES

Las alianzas estratégicas: Una opción para potenciar el crecimiento de la empresa familiar

Los procesos de fusión y adquisición en empresas familiares

La Vaca que sigue riendo

Paciencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]