Tímidas señales de sucesión en el consejo de administración de Wal Mart

Rob Walton (izq), Greg Penner  FUENTE: Wall Mart
Rob Walton (izq), Greg Penner
FUENTE: Wall Mart

““Una de las principales responsabilidades del consejo de administración es la planificación de la sucesión. Nuestra compañía dedica un tiempo considerable a la planificación de la estabilidad y continuidad”, declaró Rob Walton durante la última junta de accionistas de WalMart.

En la misma junta, el miembro de la segunda generación de la familia que controla el 51% de la famosa cadena de supermercados ha nombrado a su yerno Greg Penner vicepresidente de la compañía.

Penner (44) se incorporó en Wallmart en 2002 y desde entonces ha ejercido como vicepresidente sénior y CFO de su división en Japón.

“Estoy comprometido con el éxito a largo plazo y deseo contribuir a tener un WalMart más fuerte en el futuro”, afirmó Penner.

Su nombramiento fortalece la posición de la familia de cara al control de la compañía y llega en el momento en el que varios miembros del consejo de administración piden que el presidente sea un profesional externo a la familia fundadora.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

El anuncio del nombramiento del miembro familiar al puesto de vicepresidente es una tímida señal del inicio del proceso de sucesión en la gran cadena de supermercados. Así mismo, es una declaración de intenciones por parte de la familia propietaria del deseo de mantener firme el control sobre la empresa.

La sucesión es la piedra angular para las empresas familiares que aspiran a perdurar en el tiempo. Cuando se afronta un proceso de sucesión, la planificación es una condición necesaria, aunque no suficiente para el éxito de la transición. Un proceso de sucesión mal planificado o mal gestionado que ocasione problemas, puede resultar en graves daños para el bienestar de la familia y de la empresa. Por esto, es importante definir el tipo de empresa con el que la familia propietaria se sienta cómoda. WalMart parece estar optando por una organización empresarial donde la familia está a distintos niveles de la gestión.

Si la familia propietaria decide seguir gestionando la empresa, es necesario establecer una serie de pautas que rijan la incorporación de los miembros de la familia a la empresa, estableciendo así los requisitos que deben cumplir los familiares para ocupar puestos en la compañía, en términos de edad, formación, experiencia, liderazgo, etc.

Algunas de las políticas habituales recogidas en el protocolo familiar de las familias empresarias son exigir altos niveles de formación; experiencia en otras empresas no familiares; y diseñar una carrera dentro de la empresa familiar para que los sucesores conozcan de primera mano su funcionamiento. En este sentido, se puede intuir que WalMart está siguiendo algunas de estas políticas, por ejemplo, Mr. Penner lleva más de una década desarrollando su carrera dentro de WalMart con sus posiciones de vicepresidente sénior y CFO de su división en Japón (2002-2005), y miembro del consejo de administración desde 2008. Asimismo, Penner cuenta con experiencia en otras empresas no familiares como general partner de Peninsula Capital, analista financiero en Goldman, Sachs & Co, y miembro del consejo de administración de Baidu Inc (desde 2004) y Hyatt Hotels Corporations (desde el 2007).

La reciente noticia de WalMart también nos permite comentar la posibilidad de incluir a los familiares políticos en la selección de posibles sucesores. La inclusión de los familiares políticos en la gestión de la empresa familiar puede ser una fuente positiva de talento, ya que aportan imparcialidad, “aire fresco” a la empresa y a la familia, nuevas ideas y claridad al proyecto empresarial. Asimismo, pueden jugar un papel relevante a la hora de apoyar la colaboración entre familiares y sirven de puente entre generaciones en momentos de transición, como el proceso de sucesión.

No obstante, la incorporación de los familiares políticos a la empresa familiar es un tema delicado. Los parientes políticos han crecido y se han educado en otras familias, que pueden haber tenido valores y puntos de vista muy diferentes, pero precisamente esta diferencia es la que les permite añadir valor a la empresa y a la familia, siempre y cuando compartan vocación, compromiso y, sobre todo, apoyen los valores y la misión del grupo familiar.

FUENTE

CAMPDEN FB

ENLACES

SERIE DE POSTS SOBRE EL CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN EN LA EMPRESA FAMILIAR

¿Qué hacemos con los familiares políticos?

No es igual cumplir que rendir: Los consejos de administración no han jugado su mejor papel en estos años. La crisis puede ser un buen momento para recuperar sus funciones.

Los protocolos familiares en países de habla hispana: cómo son y para qué se utilizan

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]