“Siempre mejor”

Marcus Miele, director ejecutivo de Miele; Fuente: Welt.de
Marcus Miele, director ejecutivo de Miele; Fuente: Welt.de

“Hemos visto en el caso de varios de nuestros minoristas que forzar a los hijos a entrar en la empresa puede hacer que la misma deje de crecer. Esto no solamente es malo para la empresa sino también para la familia. Muchas veces la mejor solución es vender la empresa o entregársela a otro.” Con estas palabras Markus Miele, director ejecutivo de Miele, comenta la incorporación de la próxima generación.

La empresa fundada en 1899 por Carl Miele y su socio, Reinhard Zinkann, sigue gobernada por la cuarta generación de las dos familias fundadoras. Unas de las claves de su prosperidad generacional residen en la buena comunicación entre los 71 descendientes propietarios y el proceso de toma de decisiones que busca el consenso. Entre los órganos de gobierno que facilitan este proceso, Miele cuenta con el consejo de familia compuesto por tres miembros de cada familia fundadora y que se reúne cuatro veces al año.

“[inlinetweet]En primer lugar está la empresa, después la familia.[/inlinetweet] Nunca hemos tenido ninguna votación que no haya sido tomada por el 100% de los votos”, afirma Marcus Miele. El proceso también lo facilita la participación de los profesionales externos cuya intervención puede ser decisiva en el caso de que no haya acuerdo entre los familiares.

En el caso de Miele la descendencia no es ninguna garantía para acceder a los puestos de dirección. Antes de incorporarse a la empresa familiar, Marcus Miele estudió ingeniería y trabajó durante años en otra empresa. Su proceso de contratación concluyó con la evaluación por parte de una empresa especializada en gestión de recursos humanos que dio la segunda opinión acerca de sus capacidades.

Fieles a la filosofía de la empresa expresada en el moto “Siempre mejor” (Immer besser), las dos familias fundadoras tienen la atención puesta en la mejora constante y menos en la redistribución de la acciones o el cambio de nombre de la empresa.

Lo del nombre de la empresa siempre ha suscitado la curiosidad puesto que el nombre de la segunda familia fundadora no aparece en la marca. “[inlinetweet]Mi abuelo siempre decía que el día que esto no funcione puedo buscar otro socio[/inlinetweet]. Pero ha funcionado durante 115 años y ojalá funcione otros 115 más.” afirma Marcus Miele.

 

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

Tener claras las prioridades ayuda a la comunicación y agiliza el proceso de toma de decisiones. El caso de las familias Miele y Zinkann es una buena muestra de ello. La empresa viene en primer lugar y las dos familias propietarias entienden la responsabilidad que les ha sido depositada para gobernarla.

[inlinetweet]Las familias Miele y Zinkann, nos enseñan que la buena comunicación es vital para el buen funcionamiento de la familia y la empresa[/inlinetweet]. Por ello desde la cátedra insistimos en la importancia de comprender algunos de los aspectos clave de una buena comunicación:

  • En las familias sanas, la comunicación suele ser directa, clara, específica y franca.
  • En momentos de transición o de crisis, es útil aclarar lo mejor posible la situación y lograr una comprensión compartida.
  • La expresión emocional sincera en una familia empresaria es vital. La familia debe ser capaz de aceptar una amplia gama de emociones, desde la felicidad y el amor, hasta el miedo y la tristeza. Para ello es importante que exista un clima de calidez y confianza mutua.
  • Una mirada apreciativa hacia los demás es vital para mantener una buena comunicación. Para ello resulta clave centrarse en lo que la otra persona hace bien y en lo que nos gusta de esa persona.
  • El humor puede ser un recurso muy valioso para facilitar la comunicación en la familia empresaria. Puede ayudar a reducir tensiones y devolver una perspectiva positiva al proyecto familiar, siempre y cuando esté cimentado en el respeto por uno mismo y por los demás.

Las familias Miele y Zinkann nos muestran la [inlinetweet]madurez institucional que rige la gestión de la empresa familiar[/inlinetweet] a través de una política de empleo basada en los principios profesionales y la intervención de los profesionales externos en las situaciones que pudieren hacer peligrar el consenso.

Contar con un consejo de familia eficaz permite a las familias Miele y Zinkann disponer de un canal de comunicación claro y organizado entre la familia y la empresa, fortaleciendo así, el capital humano de sus descendientes propietarios. En un consejo de familia eficaz, los miembros de la familia empresaria se reúnen para debatir, valorar, consensuar y trasladar a la empresa sus expectativas y necesidades. Esta información se transmite de manera ordenada a la empresa. Así, el consejo de familia ayuda a que la familia propietaria se mantenga unida a través de unos valores, una misión y una visión compartidos.

 

FUENTE

The Guardian

ENLACE

El Consejo de familia: aprendiendo desde la experiencia

Órganos de Gobierno en la empresa familiar: El Consejo de Familia

Cómo integrar activamente a las siguientes generaciones en la empresa familiar a través de los órganos de gobierno

¿Por qué participar en la empresa familiar?

Cómo lograr una buena comunicación en la familia empresaria (y mejorar el funcionamiento de la empresa familiar)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]