“El hecho de que una empresa sea familiar no quiere decir que no sea institucional”

KALUZ“El hecho de que una empresa sea familiar no quiere decir que no sea institucional”, afirmó Antonio del Valle Perochena, presidente del Consejo de Administración de Kaluz, en una entrevista concedida a CNN Expansión. A continuación, el presidente de la empresa familiar situada en el 29º lugar del ranking de las 500 Empresas más importantes de México aclaró que el control familiar no impide que las decisiones estén tomadas de forma profesional e institucionalizada. “Una cosa es que exista un control por parte de la familia, que le dé guía al negocio, que establezca los valores, pero debes tener la madurez y la institucionalidad para contratar a la mejor persona para llevar el trabajo”, explicó del Valle.

Sobre la dificultad que supone la transición generacional y la gestión de una empresa familiar de hermanos, el presidente de Kaluz dijo haber tenido la suerte de mantener buenas relaciones como hermanos “tenemos muy buena comunicación y cada uno tiene sus pros y sus contras”.

El presidente del conglomerado con presencia en los sectores industrial, químico, materiales de construcción y servicios financieros afirma sentirse “un mero coordinador” del grupo. Sus dos hermanos presiden otras dos empresas que conforman el grupo (Mexichem y Elementia), independientes en su gestión, con un CEO y un consejo autónomo.

Los hermanos controlan el grupo y mantienen el control patrimonial de las empresas pero, a pesar de una sucesión exitosa, el presidente del grupo es consciente de los retos que plantea la continuidad. “En nuestro caso, nos dicen que lo hicimos bien y que ya pasamos este proceso, pero no es cierto. Es algo que nunca acaba. [inlinetweet]Al igual que cualquier ser vivo, las empresas se desarrollan, crecen y evolucionan[/inlinetweet]. Las personas y las necesidades cambian. Las aspiraciones o preocupaciones que hace 15 años tenía no son las mismas que tengo hoy. En una empresa es lo mismo”, aclara Antonio del Valle Perochena.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

A medida que las empresas familiares crecen, necesariamente llegan a la situación en la que observan la necesidad de profesionalizar los procesos de gestión para cubrir las necesidades que requiere una organización cada vez más compleja. [inlinetweet]La profesionalización en la empresa familiar pone de manifiesto la capacidad de la empresa para estructurar la gestión[/inlinetweet] y el proceso en la toma de decisiones, siguiendo una serie de criterios que favorecen tener mejores resultados y aseguran la continuidad del proyecto familiar.

El grupo Kaluz nos enseña cómo la profesionalización de la empresa familiar no impide a la empresa preservar el carácter familiar y a la familia liderar el proyecto empresarial. La familia propietaria aportando lo fundamental, que son los valores y la visión a largo plazo, puede llegar a ejercer un liderazgo claro que permita a la empresa preservar una cultura empresarial única, y construir un proyecto común incorporando el mejor talento, tanto familiar como no familiar.

Asimismo, [inlinetweet]el liderazgo compartido es una práctica cada vez más habitual en las empresas familiares[/inlinetweet], un buen ejemplo es el caso de Kaluz, donde el coliderazgo entre hermanos con una persona asignada de coordinador es el modelo que mejor ha encajado con su perfil.

Para Kaluz, tener claras las responsabilidades entre hermanos y una gestión profesionalizada han sido dos aspectos fundamentales que les han permitido construir un gobierno eficaz y una buena relación como hermanos y colíderes. Sin embargo, debemos recordar que en la empresa familiar no hay soluciones estándar sino solo trajes a medida. Cada empresa familiar requiere ser entendida desde su singularidad para poder abordar un tema tan importante como son el liderazgo y la sucesión.

La clave en todo caso reside en la buena comunicación y la capacidad de encontrar mecanismos que habilitan el proceso de toma de decisiones. Y más aún entender que la gestión de una empresa familiar es un proceso continuo que constantemente plantea nuevos retos. Por ello, se debe mantener una mentalidad abierta, sensible y adaptable a las necesidades de la familia, la empresa y la propiedad, y desarrollar estructuras de gestión que sean lo suficientemente flexibles para responder a la evolución constante de la empresa familiar.

FUENTE

CNN EXPANSIÓN

ENLACES

“El coliderazgo es un fenómeno bastante extendido en las empresas familiares y suele ser más frecuente en la segunda generación”

“El padre puede ser el menos indicado para decidir quién le sucederá”

“Relevo o profesionalización”

¿Se puede compartir el liderazgo?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]