Las distintas ópticas de una sucesión planificada

PageLines- sucesion-familiar.jpgEn un reciente artículo, Financial Times (recogido por Invertia.com) critica la rapidez con la que el Banco Santander ha elegido a la hija de Emilio Botín, Ana Patricia Botín, para estar al frente de la presidencia del banco.

Sarah Gordon, editora de la sección europea de negocios, opinia que la sucesión en el Banco Santander no ha pasado por el debido proceso de selección de un presidente de una empresa cotizada y que el banco ha perdido la oportunidad de separar las funciones ejecutivas de las de supervisión. Aunque cree que Ana Botín tiene una gran experiencia, tanto en JPMorgan como en Coca-Cola así como en Santander en el Reino Unido, la editora afirma que su éxito en el Banco Santander es “un tanto contradictorio”, si se tiene en cuenta que durante su presidencia de la banca de inversión en la década de los 90 y en Santander Reino Unido los beneficios cayeron. Aun así, en el artículo se avalan los buenos credenciales de la nueva presidenta del Banco Santander, aunque no pasan por el debido proceso de selección.

En Family Capital ven la sucesión de Ana Botín desde una óptica distinta. En su opinión, el nombramiento es un signo de continuidad y no de disrupción. La publicación cita las palabras de Juliette Johnson, asesora de empresas familiares, quien afirma que la sucesora “Ha sido preparada para este rol desde hace mucho tiempo y parece que goza del apoyo tanto del Consejo como de los accionistas. Ella no fue catapultada de forma nepótica en este nuevo papel. Ha construido su credibilidad durante años, fuera de la sombra de su padre”.

Otras de las claves que resaltan en Family Capital son el profundo conocimiento de la cultura y los valores del banco que Ana Botín, siendo miembro de la familia fundadora, posee y también el proceso de sucesión vivido en el torno de la familia Botín.

“Tras la sucesión la familia no volverá a ser igual”, subraya en el mismo artículo el profesor Josep Tápies, titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE, quien destaca el hecho que desde hace mucho tiempo Ana Botín fue elegida entre sus cinco hermanos. Dado que el proceso de sucesión fue vivido en el seno de la familia la designación de la sucesora como resultado del fallecimiento del presidente no amenaza el liderazgo.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

Tal como destaca el profesor Tápies, las lecciones del proceso de sucesión en el Banco Santander no pueden ser generalizadas. En primer lugar se ha de prestar la atención al estadio en el que se encuentra la empresa. Es muy distinto el proceso de sucesión en una empresa en el estadio del fundador que la empresa familiar de hermanos o el consorcio de primos.

Aunque las lecciones que nos ofrece la sucesión en el Banco Santander han de ser entendidas desde las limitaciones que genera la singularidad de la historia, estructura, tamaño y ejemplo de Banco Santander, hay un elemento universal que cada empresa familiar debería tener en cuenta: la preparación de los protagonistas y el proceso en sí mismo. Es decir, anticiparse, evitar las sorpresas.

El nombramiento de Ana Botín no fue una decisión precipitada debida a una muerte prematura. Ha sido elaborada con mucha antelación y con la participación de todos los factores que constituyen una institución tan compleja como es el Banco Santander.

Es por ello que el ejemplo del Banco Santander podemos considerar una sucesión notable.

FUENTES

Financial Times

Invertia.com

Family Capital

ENLACES

Dos sucesiones notables

Sucesión: el gran reto del empresario familiar

Las 5 C del Proceso de Sucesión

Sucesión: etapas del proceso

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]