“Cumpliremos 50 años más”

Gabriela Palatchi“Mi mayor aportación es dar seguridad a la compañía como tercera generación: cumpliremos 50 años más”, aseguró Gabriela Palatchi para La Vanguardia (10 de octubre 2014, Economía, edición impresa). Inició su trayectoria en Pronovias a los 16 años durante las vacaciones escolares incorporándose a la tienda que la empresa textil, especializada en vestidos de novia, tenía en Nueva York.

Palatchi destaca de esta primera experiencia haber vendido su primer vestido y valora el feedback directo que obtenía de las novias que se acercaban a la tienda. También recuerda la importancia de haber empezado directamente por el departamento de ventas: “Hay que empezar vendiendo, porque para mí eso es empezar desde arriba, donde está el negocio”.

La actual Product Manager con un equipo de 60 personas a su cargo, afirma sentirse [inlinetweet]“una más dentro de la empresa”[/inlinetweet] a pesar de ser quién es y la posición que ocupa en la empresa. Gabriela Palatchi aseguró que su padre sigue involucrado plenamente en el proyecto de empresa. En todo momento durante la entrevista se mostró muy orgullosa de todo lo que su padre ha logrado.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

Para las siguientes generaciones, la propiedad psicológica se traduce en el vínculo emocional y cognitivo con la empresa familiar, que va mucho más allá de la posesión de acciones. Supone la conexión entre el pasado, el presente y el futuro, un sentimiento fuerte y palpable que despierta actitudes como la preocupación por el negocio familiar más allá del presente.

[inlinetweet]Gabriela Palatchi es una clara muestra de una propiedad psicológica fuerte y positiva[/inlinetweet], que se vive como un fuerte sentimiento de pertenencia e identificación positiva con la empresa familiar. Esto se traduce en la voluntad de participar activamente construyendo el futuro de la empresa familiar.

La propiedad psicológica es un sentimiento que va “in crescendo” a medida que los miembros de las siguientes generaciones a traviesan por diferentes etapas vitales. Conocer el proceso mediante el cual se desarrolla un propiedad psicológica fuerte y positiva puede ayudar a fomentar en las siguientes generaciones el entusiasmo, la felicidad, y el orgullo de pertenecer a la familia empresaria.

Etapa 1: Aprendiendo a querer a la empresa familiar

La propiedad psicológica se desarrolla a lo largo de la infancia, adolescencia y juventud. En esta primera etapa es importante que los miembros de la siguiente generación integren la empresa familiar como un elemento importante y positivo de la vida familiar. En este sentido, la aproximación positiva a los conflictos que genera la interrelación empresa-familia, las experiencias compartidas y el contacto directo con la empresa (trabajos de verano, visitas a la empresa, etc) y su historia son de suma importancia. Es importante que los adultos transmitan de manera clara a la nueva generación el orgullo y los beneficios de pertenecer a la familia empresaria.

La importancia del contacto directo con la empresa familiar durante esta primera etapa la podemos encontrar en la trayectoria de Gabriela Palatchi en Pronovias que “empezó durante las vacaciones escolares cuando a los 16 años se incorporó en la tienda que la empresa textil, especializada en los vestidos de novia, tiene en Nueva York.

Etapa 2: de la empresa de “mi familia” a “mi empresa”

La progresiva vinculación de los jóvenes en el día a día de la empresa hace que aumente la propiedad psicológica considerablemente. En esta etapa, es importante que los jóvenes aprendan como opera la empresa en el mercado, así como sus deberes y responsabilidades como futuros accionistas. Se recomienda que en esta etapa los jóvenes adquieran conocimientos sobre sus valores y fortalezas personales, así como conocimiento sobre relaciones interpersonales . Es el momento de planear un plan de carrera estructurado para los que deseen involucrarse en la gestión de la empresa familiar. Los que prefieran mantenerse al margen de la gestión pueden integrarse a través de otros mecanismos de cohesión (comité junior, consejo de familia, etc).

Etapa 3: propiedad psicológica y accionarial

Cuando los miembros de la siguiente generación ya han consolidado su rol en la gestión o en el gobierno de la empresa, la capacidad de control sobre la compañía se vuelve un factor relevante. Poseer acciones y tener voto o cierta autoridad en las decisiones, permite fortalecer la propiedad psicológica de las siguientes generaciones. En todo momento es recomendable establecer estructuras de gobierno que fomenten la cohesión y el trabajo en equipo.

Desde la cátedra recordamos a los lectores que todos los miembros de la familia empresaria pueden poner su grano de arena a la hora de crear las mejores condiciones para que las siguientes generaciones desarrollen una propiedad psicológica fuerte y positiva. Solo si se siembra entusiasmo y compromiso se podrán recoger responsabilidad, pasión, iniciativa, creatividad y espíritu emprendedor, que a su vez se traducirán en el éxito de la empresa familiar a través de las generaciones.

FUENTE

“La tercera generación de Pronovias” toma impulso” (La Vanguardia, 10 de octubre 2014, Economía, P. 62 edición impresa)

ENLACE

Estrategias para desarrollar una propiedad psicológica fuerte y positiva en los miembros de la siguiente generación

Liderazgo transformacional: cómo despertar la pasión y el compromiso de los miembros de la siguiente generación

A model of psychological ownership in Next GenerationMembers of Family-Owned Firms: A Qualitative Study .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]