El protocolo familiar entendido como un proceso de mejora

Por Alfonso Chiner, Lecturer del Departamento de Dirección Estratégica y colaborador científico de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE

Imagen: FreeDigitalPhotos.net –   Sujin Jetkasettakorn
Imagen: FreeDigitalPhotos.net – Sujin Jetkasettakorn

«Todas las familias felices se parecen unas a otras; pero cada familia infeliz tiene un motivo especial para sentirse desgraciada». El principio de Anna Karenina, de Leon Tolstoi, nos sirve como punto de partida para la serie de artículos sobre protocolo familiar que hoy iniciamos. ¿En qué se parecen las familias empresarias felices? ¿Qué tienen en común? A lo largo de los últimos años, desde la Cátedra de Empresa Familiar del IESE hemos intentado dar respuesta a estas preguntas para ayudar a las familias empresarias en su reto de encontrar la forma de mejorar su armonía y bienestar.

La investigación académica y la experiencia práctica nos confirman que, como afirmaba el autor ruso en su conocida novela, las familias felices tienen aspectos comunes que las hacen parecidas y, en cambio, las familias infelices lo son por conflictos muy diversos tanto de carácter personal como familiar.

Si algo tienen en común las familias empresarias felices es que se preocupan por desarrollar el autoestima de cada miembro de la familia y mejorar las relaciones interpersonales a nivel familiar. En la consecución de estos fines puede ser muy útil el protocolo familiar, pues en la Cátedra entendemos el protocolo familiar como un proceso para la mejora de las personas que potencia la armonía familiar, y vela por lograr la estabilidad y continuidad de la empresa familiar.

El protocolo establece un marco de convivencia común para alcanzar la unidad familiar y mantener el compromiso, y así lograr la continuidad del proyecto empresarial común. Un buen protocolo familiar debería pivotar sobre tres pilares:

  • Personas

El protocolo ha de cuidar que cada miembro de la familia pueda desarrollarse personal y profesionalmente, que pueda llegar a ser la mejor versión de sí mismo y así logre alcanzar el bienestar.

  • Familia

El protocolo familiar ha de fomentar la unidad y la armonía en base a los valores compartidos para aportar estabilidad a largo plazo. También ha de facilitar la transmisión de los valores a la siguiente generación.

  • Empresa

El protocolo ha de formar e informar a los miembros de la familia para que desempeñen el rol de accionistas responsables. Y, en su caso y dependiendo del tipo de empresa familiar elegido, para que desempeñen las demás responsabilidades de forma excelente, ya sea como consejeros, directivos o empleados.

Como explicaba el profesor Josep Tàpies hace algunas semanas en su blog, el protocolo familiar es mucho más que unas normas y debería ser fruto de un proceso de debate y de un consenso familiar que va más allá de la mera regulación de las relaciones familia-empresa. Ni las familias ni las empresas se gobiernan sólo con papeles, pero la elaboración o revisión del protocolo familiar es una “muy buena excusa” para sentarse a reflexionar y pensar juntos, para intentar resolver estos conflictos y situaciones que a veces impiden avanzar a las familias empresarias.

Las principales funciones del protocolo familiar son:

Ponerse de acuerdo en estos temas requiere un proceso de reflexión y debate conjunto entre todos los miembros de la familia que participan en la empresa familiar. En los próximos artículos de esta serie descubriremos cómo incorporar los tres pilares sobre los que hay que trabajar: personas, familia y empresa, en el proceso de elaboración del protocolo familiar.

Este artículo forma parte de una serie de tres:

3 comentarios en “El protocolo familiar entendido como un proceso de mejora”

  • Alvaro Comella

    Alvaro Comella dice:

    En la linea del post de Alfonso Chiner, creo que no exagero si afirmo que el mayor beneficio para la familia empresaria de tener un protocolo familiar es el proceso para conseguirlo. Obligará a sentarse a dialogar, a discutir en el mejor sentido de la palabra, a poner encima de la mesa las aspiraciones, motivaciones, miedos y necesidades de cada miembro de la familia. Exigirá a todos los participantes, entre otras cosas, empatía para entender las razones de los demás, humildad y generosidad para ser capaces de ceder y llegar a acuerdos, esfuerzo y constancia para superar los momentos difíciles del proceso. Y como premio final, obtener un protocolo familiar, asumido como propio por todos, que ha de servir de palanca de la unidad y continuidad de la empresa familiar. Feliz año a todos !!

    Responder

    • Alfonso Chiner

      Alfonso Chiner dice:

      Apreciado Alvaro,

      muchas gracias por tu comentario. Coincidimos en que el proceso necesario para preparar el protocolo familiar será muy útil para unir a la familia empresaria y para fortalecer su vinculación con el proyecto empresarial. Y además el protocolo resultante servirá de guía.

      Saludos y feliz año,

      Alfonso Chiner

      Responder

  • 10 errores a evitar en el desarrollo del protocolo familiar – Crusoe Research

    10 errores a evitar en el desarrollo del protocolo familiar – Crusoe Research dice:

    […] ya hemos explicado en artículos anteriores, el protocolo familiar es mucho más que un documento. En la Cátedra de Empresa Familiar del IESE […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas