Jan Frey: «Céntrate en la misión y la visión a largo plazo, y transmítelas a la siguiente generación»

Jan Frey. Foto: Sergio Selman - IESE.
Jan Frey. Foto: Sergio Selman – IESE.

«El corto plazo nunca ha sido nuestra prioridad», explicó Jan Frey (MBA ’83), miembro del comité de accionistas de Henkel, en un encuentro organizado por el Family Business Club del MBA del IESE. «Hemos visto que, si bien la estrategia familiar puede cambiar con el tiempo, la perspectiva a largo plazo sigue siendo la misma», añadió.

Frey, miembro de la quinta generación de la familia propietaria de Henkel, explicó que la familia aún posee la mayoría de las acciones y no está autorizada a venderlas: «las acciones están protegidas para asegurar la propiedad familiar a largo plazo de la empresa».

Jan Frey hizo hincapié en la importancia de transmitir el legado a las siguientes generaciones. Para la familia es esencial inculcar los valores en los familiares más jóvenes, con el objetivo de preservar el negocio familiar. «Tenemos clubes que organizan actividades para asegurar que las generaciones más jóvenes viven la empresa desde una edad temprana», apuntó Frey.

«Este sentido de legado es lo que diferencia a las empresas familiares de las que no lo son», aseguró el profesor Josep Tàpies durante la sesión. «Son fieles a los valores que representan», que son generosidad, compromiso, humildad, servicio y calidad, señaló el titular de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE.

El profesor Tàpies desmintió algunos mitos sobre las empresas familiares, como que todas son pequeñas y poco longevas. Y puso como ejemplo el caso de España, donde más de la mitad de las empresas con una facturación de más de 50 millones de euros son familiares y el 14% son de tercera generación o más. De hecho, «las empresas familiares son la columna vertebral de la economía mundial», dijo.

«¿Cómo se mantiene un negocio durante más de 60 años en un mercado competitivo como el actual?», se preguntó Josep Tàpies. «Se necesita una visión a largo plazo para cruzar esta brecha y seguir creciendo, como la que encontramos en Henkel».

También es importante contar con los mejores profesionales, como señaló Jan Frey. «No puedes tener a alguien liderando la empresa solo porque sea de la familia», aseguró. En 1990, Henkel nombró al primer director general externo a la familia y, en 2009, un externo se unió por primera vez a la junta de accionistas y al consejo de supervisión. Este cambio de estrategia ha llevado a Henkel a un crecimiento exponencial y la expansión hacia nuevos mercados, y ha permitido que la familia se centre en velar por los valores de la empresa, su misión y visión a largo plazo.

La familia propietaria de Henkel tiene ahora un papel clave en el gobierno de la empresa a través de la comité de accionistas y del consejo de supervisión, aunque pertenecer a la familia no es razón suficiente para formar parte de estos órganos de gobierno: es necesario cumplir ciertos criterios. Según Frey, se valoran la inteligencia, la conducta y los valores morales para asegurar la visión a largo plazo de la empresa.

Leer el artículo completo en la sección de Noticias del IESE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas