Jorgen Vig Knudstorp: “Tienes que asegurar que se mantiene el ADN de Lego”

Jorgen Vig Knudstorp. Foto: página web de Lego
Jorgen Vig Knudstorp. Foto: página web de Lego

Lego inicia el 2017 con cambios, en la que será la mayor reorganización desde que la compañía se fundó en 1932. Al traspaso de activos que realizará la familia Kristiansen, propietaria de la empresa, a través de su vehículo de inversión, Kirkbi, se suma un cambio en la dirección de la compañía.

El fabricante de juguetes deberá adaptarse al estilo de liderazgo de un nuevo CEO, que afronta el reto de elevar la flexibilidad y el nivel de producción sin traicionar el legado de Jorgen Vig Knudstorp, que pasa a ser presidente.

Knudstorp deja el cargo de consejero delegado tras 12 años, en los que ha conseguido salvar al fabricante danés de juguetes de la bancarrota y que las ventas crecieran un 17% cada año. El directivo explica que hizo los cambios en la gestión que consideró convenientes. Y añade que: “Tienes que asegurar que se mantiene el ADN de Lego, la misma cultura”.

El nuevo consejero delegado será el británico Bali Padda, hasta ahora director de Operaciones de Lego, y que trabaja en la empresa desde hace 14 años. Será la primera persona no danesa que dirige la compañía.

COMENTARIO DE LA CÁTEDRA

En las empresas familiares es imprescindible contar con la aportación de talento externo a la familia. En este sentido el caso de Jorgen Vig Knudstrop nos muestra un buen ejemplo de un directivo externo a la familia propietaria que se siente como “de la familia” y que se ha ganado la confianza de la familia Kristiansen a través de su lealtad hacia la propiedad y su buen hacer profesional, convirtiéndose así, en una pieza clave en el engranaje de la propiedad y la empresa. Es importante resaltar que los buenos directivos no familiares deben tener la sensibilidad suficiente para entender que son como de la familia pero no son de la familia, pues existen líneas importantes marcadas por la propiedad y la consanguinidad que no se pueden cruzar.

Otro aspecto crítico sobre el rol del CEO no familiar es el saber influir en el consejo de administración para que el proyecto empresarial se dirija hacia donde él cree que es bueno para el futuro de la empresa, atendiendo siempre a la visión y la misión de la familia propietaria. En este sentido, tal y como Jorgen explica “Tienes que asegurar que se mantiene el ADN de Lego, la misma cultura”.

La noticia también nos muestra la importancia de tener pensados los posibles sucesores a cualquier nivel directivo, como ha sido el caso de Bali Padda, antiguo director de operaciones que ha trabajado en la empresa durante catorce años, y futuro director de Lego.  En este sentido, resulta importante mantener un círculo virtuoso en el que la propiedad confíe en que tiene un equipo directivo capaz y, al mismo tiempo, el equipo directivo confíe en que la propiedad apoyará sus proyectos.

Fuente: Expansión, edición impresa, 23 de diciembre de 2016

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas

[yuzo_related]