Fiat: compromiso medioambiental, innovación y calidad

Foto: web de Fiat Chrysler Automobiles
Foto: web de Fiat Chrysler Automobiles

En este artículo descubrimos los principales hitos en la historia de esta empresa familiar centenaria que hoy es reconocida por su sello ecológico, su esfuerzo innovador y la calidad de sus productos. Podéis leer el caso completo en el libro 100 familias que cambiaron el mundo.

Los inicios

La Fabbrica Italiana di Automobili Torino (Fiat) nació en 1899 de la mano del italiano Giovanni Agnelli y su socio Emanuele Cacherano di Bricherasio. Un año después se inauguró en Turín la primera fábrica de la empresa, que se convirtió en su sede. En 1902, Agnelli fue nombrado director general.

Durante la primera década del siglo XX, Fiat comenzó a diversificar su producción. Además de lanzar al mercado nuevos modelos de automóviles, la empresa italiana empezó a fabricar camiones, autobuses, motores para barcos, tranvías, y dio sus primeros pasos en la fabricación de motores de aviación.

Durante la Primera Guerra Mundial, la producción de Fiat se centró en suministrar camiones y aviones militares. Tras la guerra, la compañía trasladó su sede corporativa a la nueva planta de Lingotto y continuó diversificando su cartera de productos.

En la década de 1930, Fiat consolidó sus procesos de fabricación y comenzó su expansión internacional en Francia, España, Polonia y la Unión Soviética. La empresa se había convertido en uno de los grupos automovilísticos más importantes de Italia, gracias a sus logros en ingeniería mecánica.

La Segunda Guerra Mundial

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, Fiat tuvo que poner nuevamente su producción al servicio de la contienda. Tras la muerte de Giovanni Agnelli en 1945, Vittorio Valletta asumió las riendas de la compañía. Con Valletta como presidente, y coincidiendo con el boom de la industria automovilística italiana, la empresa aumentó considerablemente su plantilla, superando los 10.000 empleados, e impulsó y diversificó nuevamente su producción.

En la década de 1950, Fiat estableció su primera alianza con otro fabricante de coches: la empresa española Seat, participada por Fiat en un 7%. Hasta 1981, Seat fabricó en España los modelos Fiat, asignándoles su propia marca comercial.

En los años 60, la empresa procuró reforzar su presencia en el sector automovilístico mediante la adquisición de varios competidores, como Lancia (1967) o Ferrari (1968). También en esta época dio sus primeros pasos en la integración vertical con la adquisición de Magneti Marelli, un fabricante de componentes del automóvil.

En 1967 se produjo un nuevo cambio en la dirección de la empresa: tras el fallecimiento de Vittorio Valletta, Giovanni Agnelli, nieto del fundador, tomó su relevo como presidente de la compañía.

Los últimos años del siglo XX

La década de 1970 se caracterizó por un notable crecimiento en el mercado local. Fiat invirtió en el sur de Italia y construyó numerosas plantas de producción. Además, diseñó un innovador sistema de ensamblaje totalmente robotizado denominado Robogate, que permitió automatizar la fabricación de carrocerías.

En este mismo período, y bajo la iniciativa de Giovanni Agnelli, Fiat comenzó a descentralizar sus actividades para convertirse en un gran holding industrial con nuevas filiales, como Fiat Macchine Movimento Terra, Fiat Engineering e Iveco. A finales de la década de 1970 Fiat se había convertido en un conglomerado de empresas que reunía una completa gama de marcas, como Fiat, Lancia, Autobianchi, Abarth y Ferrari.

Ante la preocupación creciente por el medio ambiente, Fiat lanzó los primeros coches eléctricos y desarrolló proyectos innovadores y comprometidos con el entorno, como el de Fare, para el reciclaje de coches destinados al desguace, o el de Autonomy, para mejorar la movilidad de minusválidos.

El siglo XXI

Con la llegada del siglo XXI, Fiat abandonó su estrategia de diversificación relacionada para potenciar el core business del grupo: la división de automóviles, amenazada por la creciente competencia de las marcas japonesas y surcoreanas. Con este objetivo, se deshizo de algunas de sus filiales, como Fiat Avio o Fiat Engineering.

En 2003, y tras casi cincuenta años al frente del grupo, Giovanni Agnelli falleció y su hermano Umberto asumió la presidencia de Fiat durante un año. Le sucedió Luca Cordero hasta 2010, cuando John Elkann, miembro de la cuarta generación de la familia Agnelli, se convirtió en presidente del grupo. En 2014, la compañía adquirió la totalidad el grupo Chrysler y pasó a denominarse Fiat Chrysler Automobiles.

Para saber más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas