¿Cómo pueden adaptarse las empresas familiares a los millennials?

En un estudio reciente publicado por Gallup (2016) se indica que en el 2025 los millennials constituirán el 75% de la población activa mundial. Otro dato interesante de esta investigación (Gallup, 2016) es que la mayoría de los millennials (55%) se sienten infelices en su trabajo, solamente un 29% dice estar motivado, y otro 16% dice estar activamente desmotivado. El estudio (Gallup, 2016) también pone de manifiesto que la generación de los millennials busca activamente trabajos que tengan un significado profundo para su vida y desde los cuales puedan aportar valor a la sociedad. En ese sentido, las empresas familiares encaran un interesante desafío a la vez que suponen una oportunidad para atraer y retener el talento de esta nueva generación de jóvenes nacidos entre 1980 y 1995.

Desde el 2015, hay más millennials que cualquier otra generación en la fuerza laboral estadounidense (Gallup, 2016), una tendencia al alza en todo el mundo. Si a este hecho le sumamos que, en más de la mitad de los casos, según el estudio de Gallup, estos jóvenes no se sienten felices en su trabajo, conviene plantearse el impacto que todo esto puede tener en las empresas familiares. Ante esta realidad, ¿cómo pueden las generaciones de más edad y con responsabilidad en las empresas familiares adaptar su estilo de liderazgo a unas formas de trabajo y de relación nuevas que resulten inspiradoras y estimulantes para esta nueva generación de talento? El anterior reto se presenta también en las familias empresarias a la hora de ver como hacen que las siguientes generaciones sientan vinculación con la empresa de su propiedad.

A continuación, intentaremos arrojar un poco de luz sobre esta cuestión con algunos ejemplos de los cambios en la mentalidad acerca del trabajo que presenta la generación de los millennials y aportando algunas claves para atraer y retener el talento de estos jóvenes en las familias empresarias, a partir de los hallazgos de la investigación sobre millennials que realizó Gallup (2016).

1. La importancia de los valores y de tener una misión trascendente como motor de los millennials. Los millennials se sienten atraídos por proyectos laborales que les permitan tener un impacto positivo en la sociedad. Una forma de pensar que, como explica el profesor Josep Tàpies en el post titulado ‘¿Qué puede ofrecer la empresa familiar a los millennials?’, “encaja perfectamente con la filosofía de la empresa familiar, siempre fiel a una misión y una visión que van más allá de lo inmediato, manteniendo un fuerte compromiso con la comunidad.” Es por esto que las familias empresarias deben promover que los jóvenes sean conscientes de qué valores están recibiendo como herencia de las generaciones anteriores, y se planteen qué nuevos valores pueden aportar ellos como siguiente generación. La identificación con unos valores y una misión trascendente es clave para que los millennials se sientan atraídos por el proyecto familiar. En este sentido, el ejercicio de visualizar las diferentes formas a través de las cuales los valores y la misión de la familia empresaria puede tener un impacto positivo en la sociedad puede resultar altamente motivador para ellos.

2. La empresa familiar como una fuente continúa de desarrollo y aprendizaje. Los millennials necesitan visualizar a la empresa familiar como un proyecto a través del cual pueden aprender y desarrollarse. Viven rodeados de estímulos y están ávidos de nuevas experiencias, eso les convierte en personas inquietas y con ganas de aprender y experimentar. Es por esto que una de las principales funciones de los foros familiares en la familia empresaria debería ser apoyar a las siguientes generaciones para que tengan éxito en sus proyectos profesionales, a través del desarrollo de planes de carrera estimulantes. La familia empresaria puede utilizar su capital humano e intelectual para dotar a los millennials de recursos no solo económicos sino de networking y de mentoring. Ellos agradecerán la oportunidad de conocer gente y tejer una red de contactos, así como aprender de la experiencia de las generaciones mayores. Una de las claves para retener el talento de los millennials es crear espacios estimulantes de desarrollo y aprendizaje que les permitan experimentar y desarrollar sus proyectos de plenitud vital.

“Los millennials necesitan visualizar a la empresa familiar como un proyecto a través del cual pueden aprender y desarrollarse.”

3. La generación anterior como mentores y facilitadores del proceso creativo de los jóvenes. Los millennials no buscan figuras autoritarias, sino líderes que les inspiren y que les apoyen como mentores. En este sentido, las generaciones anteriores deberían estar más cerca que nunca de los más jóvenes, ayudándoles desde su gran experiencia a desarrollar la mejor versión de sí mismos. Los millennials demandan amplia transparencia y una comunicación intergeneracional fluida, donde la sabiduría de la experiencia se una a la capacidad creativa y de innovación de los más jóvenes. Dentro de esta comunicación fluida es importante introducir la cultura de la mirada apreciativa o del reconocimiento a las fortalezas de cada individuo. Los millennials necesitan oportunidades para impulsar sus propios proyectos y sentir que están aportando valor al bien común, les encanta trabajar en equipo y ser reconocidos por sus aportaciones.

4. Feedback continuo sobre la empresa familiar. Como acabamos de ver, a los millennials les atrae la comunicación constante y fluida, es por esto que la transparencia y la comunicación acerca de los procesos clave de la empresa familiar, como puede ser el proceso de sucesión, resulta de suma importancia para mantenerlos motivados y comprometidos con el proyecto familiar. En este sentido, resulta indispensable desarrollar foros familiares donde se pueda mantener un diálogo continuo entre las diferentes generaciones y sobre los temas relevantes que afectan el futuro del proyecto familiar. Debemos recordar que los millennials son muy diestros con la tecnología, y se puede aprovechar esta habilidad para crear nuevos canales de comunicación intergeneracionales y mejorar las competencias digitales de toda la familia. Una reunión al año para informar a los jóvenes sobre los últimos eventos relacionados con la empresa familiar será muy poco motivadora para esta generación, debemos generar un diálogo continuo y transparente que alimente su orgullo de pertenencia y su motivación por el proyecto familiar.

“La llegada de los millennials a las empresas familiares puede ser una magnífica oportunidad para revitalizar el proyecto familiar.”

5. La importancia de la mirada apreciativa. Más allá de sus puntos débiles, los millennials buscan desarrollar sus fortalezas. Numerosos estudios dentro del campo de la psicología positiva han demostrado que una debilidad nunca se convierte en fortaleza, mientras que el desarrollo de las fortalezas es infinito (Niemec, 2017). Esto no quiere decir que debamos olvidar nuestros puntos débiles, sino que hemos de ser conscientes de que trabajando nuestras fortalezas de manera óptima (en el grado y en el contexto adecuados) podemos reducir nuestras debilidades. Para los millennials, sus fortalezas son los puntos más preciados de su carácter, y al reconocerlos y ayudarles a utilizarlas de manera óptima, los estamos reconociendo como personas llenas de capacidades. Es importante que se sientan valorados por las generaciones anteriores, y para ello puede resultar útil la creación de comités junior a través de los cuales puedan organizarse como equipo, generar sus propias ideas y trabajar de manera colaborativa en un proyecto común, siempre recibiendo retroalimentación y mentoring de las generaciones mayores a través de la comunicación directa con los diferentes foros familiares. De este modo, los millennials sentirán que tienen autonomía sobre sus propios proyectos, se sentirán valorados, y sentirán que están aportando valor a la sociedad, a la vez que aportan su capacidad creativa y de innovación al proyecto familiar.

La llegada de los millennials a las empresas familiares puede ser una magnífica oportunidad para revitalizar el proyecto familiar y proyectarlo hacia el futuro, siempre manteniendo las raíces de las generaciones anteriores. Asimismo, las empresas familiares pueden ser fuente de bienestar y felicidad para los millennials, si mantienen un diálogo continuo y apreciativo entre generaciones, y promueven de manera clara unos valores,  una misión, y una visión trascendente que contribuya a la prosperidad humana.

Por Lucía Ceja, investigadora de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE

REFERENCIAS

Gallup (2016) Report How Millennials Want to Work and Live.

Niemec, Ryan (2017) Character Strengths Interventions: A Field Guide for Practitioners.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas