Cohesión, adaptabilidad y comunicación

El Test de Olson mide la unidad familiar y las características de las relaciones interfamiliares. Se basa en dos parámetros importantes, la cohesión y la adaptabilidad, y un tercero que es la consecuencia de los dos primeros, la comunicación, explica el profesor extraordinario de Dirección de Personas en las Organizaciones, Joan de Dou.

La familia empresaria debería estar unida pero ser capaz de adaptarse a los distintos sucesos que tendrá que vivir: nacimientos, bodas, fallecimientos… “El Test de Olson mide la capacidad de la familia adaptarse a las circurstancias permaneciendo siempre unida”, añade el colaborador de la Cátedra de Empresa Familiar del IESE.

“La familia empresaria ideal es la que permanece unida pero al mismo tiempo respeta la libertad de cada uno de los miembros de la familia”, explica el profesor De Dou. Si se cumplen estas condiciones, puede haber una comunicación fluida, que es el tercer aspecto que mide el Test de Olson.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas