El ADN de los “campeones ocultos”

Las empresas familiares son las “campeonas ocultas” de numerosas economías del mundo, como explicábamos en este artículo. De hecho, si se analiza el listado de “hidden champions” que Hermann Simon estudia en el libro Hidden Champions. Lessons from 500 of the world’s best unknown companies, un 75% son de propiedad familiar. Y es que, como explica el autor en un artículo de Campden FB, muchas de las características de los “campeones ocultos” son también rasgos propios de las empresas familiares.

Las “campeonas ocultas” son compañías longevas, que han logrado superar numerosas crisis y mantener el liderazgo gracias a la innovación, la mejora continua, la orientación al cliente y su apuesta por la internacionalización. Características que también comparten muchas empresas familiares.

El término “hidden champions” fue acuñado por el profesor Hermann Simon a finales de los años 80, para designar a las empresas que son líderes en su sector y tienen un volumen de negocio inferior a 3.000 millones de euros.

Los “campeones ocultos” no se concentran en un sector concreto, ni en una geografía determinada, sino que operan en distintos ámbitos y en distintos países. Tres ejemplos de “hidden champions” de propiedad familiar y de sectores muy diversos son la estadounidense Baader, líder mundial en fabricación de maquinaria para procesar pescado; la portuguesa Corticeira Amorim, el mayor fabricante mundial de tapones de corcho, y la alemana Haribo, que fabrica las conocidas gominolas. Exceptuando este último caso, es muy posible que no os suenen los nombres de las otras dos empresas que acabamos de mencionar, a no ser que os dediquéis a alguna actividad relacionada con su sector. La poca notoriedad entre el público general es otro de los rasgos que caracteriza a estas compañías.

Lejos de las modas de gestión del momento, estas “campeonas ocultas” se han mantenido fieles a sus principios básicos a lo largo del tiempo, enfocadas en sus objetivos. Pese a tener un tamaño medio, muchas han logrado liderar sus sectores. ¿Cómo lo han logrado? Gracias a nueve pilares, como veíamos en el artículo anterior: el liderazgo, la fijación de objetivos ambiciosos, la innovación y mejora continua, unos empleados altamente motivados, unas estructuras organizativas ágiles, el enfoque estratégico, la orientación al cliente, unas ventajas competitivas claramente identificadas y una orientación global. En este artículo explicamos las cinco primeras características, las que hacen referencia al núcleo de la empresa y al desarrollo de capacidades internas, y profundizaremos en las oportunidades externas en el próximo artículo.

Estos principios pueden ser útiles para cualquier empresa. Aplicarlos no asegura el éxito, pero conocerlos puede resultar inspirador y ayudar a mejorar los resultados.

Liderazgo fuerte

Estas empresas aspiran a liderar el mercado en el que operan y, con este fin, trabajan duro para ofrecer el mejor producto/ servicio, que los diferencie de la competencia y les permita alzarse con el liderazgo.

Para lograr este liderazgo, necesitan contar con grandes líderes. “Aquí es donde realmente radica su éxito”, escribe Simon. En muchos casos, los líderes de estas empresas mantienen las tradiciones desarrolladas por el fundador de la empresa o son miembros de la familia fundadora. “Su determinación y energía inagotables tienen un profundo efecto en todos los que los rodean”, según el autor. Tienen un propósito claro, son trabajadores, luchadores y tienen la capacidad de inspirar a los demás.

Objetivos ambiciosos

Los “campeones ocultos” persiguen objetivos ambiciosos, como el liderazgo de mercado, que hemos visto en el punto anterior.

Un buen ejemplo es Draeger, el líder mundial en incubadoras, cuyo principal objetivo es la fabricación de equipos tecnológicamente avanzados. Al centrarse en mejorar sus productos, ofrecen a sus empleados oportunidades de desarrollo que, a su vez, actúan como una forma de motivación que les lleva a buscar la mejora continua y les permite seguir siendo punteros en el sector.

Innovación y mejora continua

Los “hidden champions” son altamente innovadores tanto en productos como en procesos. No es de extrañar, pues la innovación es la base del éxito a largo plazo: sin innovación no hay futuro. Hermann Simon pone como ejemplo de innovación continua a la empresa estadounidense St Jude Medical, que domina aproximadamente el 60% del mercado mundial de válvulas cardíacas artificiales. La compañía apuesta por la mejora continua para dar respuesta a las oportunidades que identifica en el mercado, lo que le permite lanzar nuevos productos regularmente sin perder de vista su enfoque estratégico.

Empleados motivados

Las empresas líderes confían en sus fortalezas internas y ofrecen a sus empleados oportunidades de crecimiento que actúan como un potente elemento motivacional. El fundador de Infojobs solía decir que la idea de eliminar la sección de anuncios clasificados de los periódicos en papel era el motor que movía por entonces a su reducido equipo.

Estructuras organizativas ágiles

Al contrario de lo que se podría esperar, los “campeones ocultos” no tienen unas estructuras internas complejas y sobrecargadas, sino que cuentan con plantillas ajustadas y no derrochan recursos. Confían en sus empleados y en su potencial, como hemos visto en el punto anterior, y esto supone un reto continuo para los trabajadores, pero también un excelente aliciente para seguir creciendo profesionalmente. Según Simon, esto se traduce en un aumento de productividad y un alto compromiso de los empleados. No es tan importante tener muchos empleados como tener unos empleados motivados y comprometidos, dispuestos a dar lo mejor de sí mismos.

En el próximo artículo abordaremos las oportunidades externas, situadas en el círculo exterior. Todas las “hidden champions” tienen un enfoque estratégico, están orientadas el cliente, operan a nivel global y tienen claramente identificadas sus ventajas competitivas.

Gráfico 1. Las características de los “hidden champions”

Características “hidden champions”

Fuente: Hidden Champions. Lessons from 500 of the world’s best unknown companies, Hermann Simon

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas