Groupe Bel: “La vaca que ríe” desde hace más de un siglo

La vaca que ríe, Babybel, Kiri, Tranchettes… Todos estos productos los fabrica Groupe Bel, el grupo francés fundado por Jules Bel en 1865, que actualmente comercializa sus quesos en más de 120 países de todo el mundo. Repasamos en este artículo los hechos más relevantes de esta empresa familiar centenaria. Podéis leer su historia completa en el libro 100 familias que cambiaron el mundo.

Orígenes y primeras innovaciones

Jules Bel fundó en 1865 un negocio de maduración y comercialización de queso. Sus hijos Henri y Léon pronto se unieron a la empresa. Cuando Jules falleció en 1904, su hijo Léon se hizo cargo de la compañía quesera. Durante la Primera Guerra Mundial, Léon Bel tuvo que ir al frente y fue relevado temporalmente por su hermano Henri. Al finalizar el conflicto bélico, Léon recuperó el mando de la empresa.

El suizo Walter Gerber había inventado en 1911 una novedosa tecnología para fabricar queso procesado, aunque fue la estadounidense Kraft Foods la primera compañía que lo patentó en 1916. Léon Bel se interesó por esta técnica y exploró nuevas formas de presentar el novedoso producto. Su investigación le permitió crear una nueva manera de comer queso: el queso fundido en porciones individuales envueltas de aluminio. Así nacía en 1921 La vache qui rit (La vaca que ríe), que supuso una mejora en la conservación, transporte y consumo del producto.

Este nombre tan original, verdaderamente innovador para la época, se convirtió en la primera marca de queso registrada en el Instituto Francés de la Propiedad Industrial. No solo la forma de envasado era pionera, también lo era su presentación en cajas redondas, inicialmente de metal, ilustradas con la imagen de una vaca riéndose y con aspecto divertido creada por el ilustrador Benjamin Rabie.

En 1924 se instalaron las primeras máquinas de fundido de porciones en la empresa y se produjo el despegue industrial y comercial de Bel. Dos años después se construyó una nueva fábrica en el mismo emplazamiento, que incorporaba la última tecnología y permitía ampliar la capacidad de producción de manera considerable. En la década de 1930, el Grupo Bel amplió notablemente su gama de productos, una estrategia que se ha mantenido a lo largo de los años.

La incorporación de la segunda generación

En 1937 se produjo un nuevo cambio en la dirección de la empresa y el yerno de Léon Bel, Robert Fiévet, pasó a ocupar el puesto de CEO. Cuatro años más tarde fue nombrado presidente.

Las cualidades del queso procesado, especialmente su mayor conservación y resistencia, permitieron que la empresa internacionalizara tempranamente sus actividades. En 1929 los Bel comenzaron a exportar sus productos y construyeron las primeras plantas de producción en Bélgica y Reino Unido. En la década de 1970 la expansión internacional se amplió de Europa occidental a Estados Unidos y Marruecos, a los que siguieron posteriormente Siria, Japón y China. La internacionalización del grupo se completó con la adquisición de diversas empresas, como la francesa Port Salut en 1950, la británica Crowson en 1973, el grupo neerlandés Leerdammer en 2002 y la francesa Boursin en 2007.

En 1952, Bel lanzó al mercado el queso Babybel, que dos décadas más tarde empezó a comercializarse en formato Mini Babybel, uno de sus productos más populares.

El grupo Bel se consolidó en España en el año 1965, cuando puso en marcha una fábrica en el Valle de Ulzama (Navarra). Desde allí se sigue abasteciendo actualmente al mercado español.

En la actualidad

El Grupo Bel continúa dirigido por los descendientes de Léon Bel y Robert Fiévet: Antoine Fiévet es el actual presidente y CEO. La empresa ha seguido una cuidada estrategia de internacionalización acorde con sus principios y valores. Las estrategias de comercialización siguen teniendo un papel en la empresa, que siempre ha buscado asociar una marca muy diferenciada a cada gama de quesos.

Actualmente Bel produce tres tipos de queso: el queso de pasta prensada –que incluye las marcas Mini Babybel y Leerdammer–, el queso procesado –con marcas como La vache qui rit o Apéricube– y el queso fresco de untar –con las conocidas marcas Kiri y Boursin.

El Grupo Bel emplea a más de 10.000 personas y opera en más de 120 países. La empresa estima que se consumen 10 millones de porciones de La vache qui rit al día y se fabrican 121 porciones por segundo, según explican en su página web.

Para saber más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas