Disrupciones que sanan

La pandemia del COVID-19 nos sitúa ante un escenario que nada tiene que ver con cualquier otra crisis económica vivida hasta el momento. Sin embargo, ahora el pánico y la parálisis no son una opción. Nos encontramos ante un nuevo paradigma, y cuanto antes aceptemos esta nueva realidad, más rápida será la recuperación. Este nuevo contexto demanda un nuevo liderazgo y más creatividad.

 

Por Josep Lagares, Presidente Ejecutivo de METALQUIMIA, SAU

Era el sábado 3 de agosto de 2013, a primerísima hora de la mañana en el aeródromo de Empuriabrava (Girona). Antes de que pudiera darme cuenta, una chispa de electricidad estática convirtió mi avioneta en un mar de llamas. En aquellos momentos de miedo y angustia, mirando a la muerte frente a frente, una mano invisible me sacó milagrosamente de aquel infierno y me regaló una segunda oportunidad… Aquel acontecimiento fue para un servidor lo que los ingleses llaman un LCE (Life Changing Event), una disrupción en toda regla. La vida, un ángel, o quién sabe quién, me estaba dando un «extra bonus» que no podía desaprovechar para intentar hacer las cosas un poquito mejor.

Hoy, la crisis del COVID-19 me ha hecho revivir aquellos momentos, aquellos breves instantes donde mi vida pendió de un hilo, para reflexionar sobre qué podemos aprender de esta disrupción que nos ha llegado de repente y sin previo aviso. Una crisis pandémica, con unas características de improbabilidad y de impacto imprevistas e imprevisibles, que nada tienen que ver con cualquier otra crisis económica vivida hasta el momento. Estamos ante un «salto cuántico», un fenómeno que barrerá sin miramientos muchas de las cosas que dábamos por hechas y por seguras. Se trata una «wake-up call» en toda regla para prevenirnos de una extinción todavía evitable.

“Nos encontramos ante un nuevo paradigma, y cuanto antes aceptemos esta nueva realidad, más rápida será la recuperación.”

Los humanos somos previsiblemente irracionales y, en lugar del Relax & Focus & Flow (actitud racional ante una situación de estrés y de miedo), nos dejamos llevar por Fly & Fight & Freeze (actitud animal / irracional gobernada por la parte más primitiva de nuestro cerebro). Ahora el pánico y la parálisis no son una opción (el miedo a la crisis genera más crisis). ¡Necesitamos ser más proactivos que nunca! Nos encontramos ante un nuevo paradigma, y cuanto antes aceptemos esta nueva realidad, más rápida será la recuperación, la posibilidad de sobrevivir con garantías a la disrupción y aprovechar unas oportunidades nunca vistas ni soñadas…

Antes de todo ello, sin embargo, será necesario que nos demos cuenta de nuestra vulnerabilidad y de nuestra fragilidad como especie y como individuos. Ahora tenemos la sensación de que lo podemos perder todo, precisamente porque nos habíamos creído que no nos podía ocurrir nada (el mito del Superhombre de Nietzsche y Kurzweill). Es normal, somos hijos de la Sociedad del Bienestar y muchos no habían desarrollado todavía la Resiliencia. Es necesario que nos demos cuenta, cuanto antes, de que NO SOMOS los “dueños” de la Tierra, ¡sino sus simples “inquilinos”! Es el fin del capitalismo salvaje y la bienvenida al capitalismo social.

Liderazgo y más creatividad para el nuevo contexto

Inexorablemente, la pandemia está definiendo también el perfil de los líderes del nuevo futuro: unos transgresores con espíritu crítico; con mucha iniciativa; creativadores y disruptivos; valientes ante la tribulación (reflexivos, enfocados, sin bloqueos mentales, sin miedos); poliédricos; colaboradores; flexibles y resilientes; buenos comunicadores; auténticos y empáticos; generosos; socialmente muy comprometidos; con valores; humildes; con compromiso planetario. Los viejos liderazgos (algunos de ellos muy corruptos) han quedado totalmente en entredicho, no han sabido reaccionar a tiempo, ¡¡¡ y lo han hecho mal!!! Se entrevé la necesidad urgente de unos nuevos liderazgos planetarios, la necesidad urgente de una macro-coordinación global.

“La pandemia está definiendo también el perfil de los líderes del nuevo futuro: unos transgresores con espíritu crítico; con mucha iniciativa; creativadores y disruptivos.”

Se tendrá que poner también en valor cómo la socialización de la creatividad ha permitido salvar a tanta y tanta gente. Con unos gobiernos totalmente desbordados, las personas y las empresas anónimas se han salvado y se están salvando a sí mismas, con el surgimiento de multitud de iniciativas en todos los ámbitos. La iniciativa privada y la solidaridad están llevando la Luz a la Tierra. Sin duda, en un momento de «Cuenta Atrás Global«, la Creativación (CREATIvidad x innoVACIÓN) se erige como la nueva herramienta de supervivencia, porque para superar la disrupción necesitamos ser más disruptivos que la propia disrupción. A las disrupciones exponenciales sólo se les puede hacer frente con recursos exponenciales, y en un mundo de recursos finitos, nuestro recurso más inagotable son LAS IDEAS… ¡Creativación o Extinción, nosotros elegimos!

Volviendo a aquel ya lejano agosto de 2013 en Empuriabrava, aquel día, aparte de darme una nueva trascendencia, me regaló unas reflexiones de vida que hoy parecen hechas a medida del LCE colectivo que estamos viviendo…

Porque cuando la vida nos da un «extra bonus» nos damos cuenta de que quizás no nos hemos detenido a pensar, ni hemos llevado una vida suficientemente ordenada. Porque cuando la vida nos da un «extra bonus» nos damos cuenta de que quizás hemos ido demasiado acelerados y que ni las ambiciones, ni las vanidades, ni las riquezas terrenales nos pueden conducir a una vida plena y verdadera. Porque cuando la vida nos da un «extra bonus» nos damos cuenta de que lo que verdaderamente importa es la gente a la que queremos y los pequeños grandes detalles de cada día. Pero, por encima de todo, cuando la vida nos da un «extra bonus» nos damos cuenta de que tal vez todavía nos quedan cosas buenas por hacer…

“La Creativación (CREATIvidad x innoVACIÓN) se erige como la nueva herramienta de supervivencia, porque para superar la disrupción necesitamos ser más disruptivos que la propia disrupción.”

No es previsible que esta crisis se alargue varios años, tal como ha ocurrido en anteriores disrupciones de la Historia, y tampoco sabemos exactamente si, como especie, habremos aprendido algo (ya que el ser humano, a menudo, olvida con mucha facilidad). Pero ahora, más que nunca, lo que es seguro es que todavía nos quedan muchas cosas buenas por hacer… Sin lugar a duda, todo esto LO PASAREMOS; aprovechemos, pues, ¡esta última oportunidad para hacer las cosas un poquito mejor!

Un comentario

  • En primera persona | Josep Tapies-Empresa Familiar

    En primera persona | Josep Tapies-Empresa Familiar dice:

    […] inauguramos esta nueva sección con las reflexiones de Josep Lagares sobre el nuevo escenario que se dibuja ante la pandemia del COVID-1…. A lo largo de los próximos meses, contaremos también con las colaboraciones de propietarios de […]

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Noticias relacionadas